El paso del tiempo determina la Obsolescencia Programada y el útil que marca la hora la evade: El reloj astronómico de Praga, más de 600 años "dando la hora"

Share:
Parece que el victimismo de un producto frente a la programaci├│n de su vida ├║til, es inversamente proporcional a la exclusividad que ├ęste ofrece; es decir, a mayor exclusividad, menos obsolescencia.

Si compramos un coche, de la marca x, que produce diez millones de unidades, solemos tener problemas, por la fabricación de alguna pieza, algún defecto con el paso del tiempo... Sin embargo si compramos un coche hecho prácticamente a mano, ni siquiera el paso del tiempo conseguirá arrebatarle su valor. De hecho, grandes superdeportivos de los años 70 y 90, porsche y ferraris, tienen en la actualidad el doble o el triple de valor que entonces, y aunque corran menos que los actuales, son incluso mejor valorados.

Algo similar ocurre con el reloj que marca el tempo que determina la vida útil de los productos. Muchos productos habrán sido desechados desde que el reloj astronómico de Praga lleva dando la hora. Más de 600 años "dando la hora".



Muchos cuentan que aquellos que lo construyeron, fueron cegados para imposibilitar la creaci├│n de una obra similar.

Es curioso que el paso del tiempo, ese que determina la obsolescencia de los productos, sea marcado por uno que no envejece.



Parece que los productos son como las personas, en la vida real, la persona que más exclusividad aporta, es la que más dinero gana. Aplicado a los productos, el más exclusivo, es por el que nos preocupamos que siga con su "tic tac" año tras año, el resto son solo del montón...

No hay comentarios