Obsolescencia Programada: La maldición de las placas base

El mayor mal de la Obsolescencia Programada es el que encontramos cuando con toda nuestra buena intención, nos disponemos a reparar un artículo electrónico.

Cuando recurrimos a un especialista, frecuentemente nos dice que cuesta más el arreglo que un artículo nuevo, por ejemplo en el caso de los ordenadores.

Ya de paso, si en esa tienda de reparación, venden ordenadores, se aprovechan e intentan venderte el más caro y "último modelo" que quedará obsoleto fruto de la obsolescencia de la innovación en un par de meses a más tardar.

Las placas base son el recurso favorito para decirte no hay solución, cuando la mayoría están programadas para durar un determinado de horas.





En ocasiones, el ordenador o artículo electrónico está en perfecto estado y aparece un error, muy frecuente en balanzas electrónicas con fines comerciales.

Dispuesto a ser tú el que repare el artículo, en internet, esa gran herramienta plagada de información, no encontrarás absolutamente nada.

Las propias compañías ocultan los códigos, para evitar que algún intrépido "reparador" en lugar de comprar uno nuevo, último modelo, y tirar el artículo, supuestamente roto, decida arreglar, lo que algunos, programaron para ser roto de manera automática.

Entiendo una economía que gire en torno y alrededor del consumo y la defiendo, porque para reparar algo también hay que comprar (consumir piezas) y generar una industria tras esta acción.

Lo que no entiendo, es una economía consumista, que se base en la avaricia como canon para el avance.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada