Opciones de inversión en 2018

Share:
Cada vez son más los instrumentos financieros que nos permiten invertir nuestros ahorros para evitar que perdamos dinero año tras año por el efecto de la inflación.

En 2018 hemos visto el auge de nuevas opciones desconocidas por muchos hasta la fecha tanto para inversiones a corto plazo como para inversiones a largo plazo


cryptos


¿En qué invertir en lo que queda de año?

1. Criptomonedas

Las criptomonedas han ganado una gran popularidad. Eso sí, esta opción de inversión es muy arriesgada, por lo que la probabilidad de ganar o perder es casi la misma que la de lanzar una moneda al aire y esperar que salga cara o cruz.

Si bien el Bitcoin fue el inicio de todo, cada vez hay más criptos en el mercado como por ejemplo Ethereum, Ripple, Stellar, Bitcoin Cash...

2. Acciones

Dentro de la renta variable, las acciones siguen siendo una de las opciones de inversión preferidas. Hay empresas en el Ibex 35 que ofrecen suculentos dividendos, como por ejemplo Endesa o Enagás.

Puedes plantearte las acciones como una inversión a corto plazo, si piensas que un determinado valor va a subir mucho en el próximo mes y planeas una operación de compra-venta rápida. O bien para mantener a medio - largo plazo y obtener una fuente de ingresos recurrente a través de los dividendos.

3. Plataformas P2P

Las plataformas peer to peer ganan cada vez más seguidores. Te permiten conceder financiación a otros particulares a cambio de un interés muy atractivo en muchos casos. Por ejemplo, en plataformas como Mintos, algunos de los players ofrecen una rentabilidad superior al 10% anual.

4. Depósitos y renta fija

La opción menos atractiva de todas por sus bajos intereses, pero sin duda la más segura. Están pensados más en el largo plazo (a  unos 5 años vista).

5. Gana dinero domiciliando tu nómina

Ejemplos como la cuenta 1,2,3 del Banco Santander o la cuenta nómina de Bankinter te permiten obtener entre un 3% y un 5% T.A.E anual.

Estudia bien las condiciones con anterioridad porque suelen tener un importe máximo limitado que suele oscilar entre los 5.000 y 15.000 euros.

6. Planes de pensiones

Bien si tienes la jubilación a la vuelta de la esquina o si quieres diversificar en una estrategia de inversión a muy largo plazo. Los planes de pensiones son siempre una buena opción que nos permitirá tener un colchón cuando llegue el momento de la jubilación.

No parece una mala idea, menos viendo la incertidumbre acerca del futuro de la "hucha de las pensiones".

7. Letras del tesoro

La deuda pública es otra buena opción de inversión de renta fija a medio y largo plazo. No obstante, la rentabilidad del bono alemán y el español han ido bajando progresivamente. Ya no ofrecen la misma rentabilidad que en la época más turbulenta de la crisis económica cuando los rescates estaban a la orden del día.

8. Oro

Nunca nos podemos olvidar del valor refugio por excelencia, siempre está presente, cuando las cosas van bien y cuándo van mal. Hay que estar atentos a posibles shocks macroeconómicos, porque nunca sabes cuándo el oro actuará de paragüas y el color verde de los mercados secundarios se tiña de rojo.