Krugman fija las cuatro vías para la salvación económica de Europa

Share:
El que fuera nobel de Economía en el año 2008, el estadounidense Paul Krugman, ha fijado cuatro claves para que Europa se salve de la crisis, al tiempo que insiste en pronosticar que España "se enfrenta a años de deflación dolorosa y agotadora".




En un artículo publicado en El País, titulado '¿Tiene salvación Europa?', el experto asegura que "Europa padece una crisis profunda" y califica a la moneda única, "el logro del que está más orgullosa", como "una trampa" que está "en peligro".


Krugman asegura que Europa debería de dejar de culpar tan sólo a Estados Unidos de la crisis económica mundial desatada en 2008 y asumir su propia responsabilidad en la misma y, sobre todo, aconseja que para que la crisis remita en Europa hay que optar por resistir, reestructurar la deuda, que algunos países se planteen abandonar el euro o reavivar el europeísmo.

Jajaja, la crisis se inició en Wall Street por culpa de los especuladores de turno, eso está claro, pero en Europa una vez desatada la crisis, los especuladores se han puesto a atacar las deudas de los "PIGS" y entonces es cuando ha llegado el problema. Europa está dividida. Tal vez lo que le preocupa a Krugman es una amenaza que se acerca haciendo temer la hegemonía estadounidense en el mundo bursátil, se llama China, y se está comprando Europa.

Todos sabemos que EEUU ha tenido siempre mal perder, por su naturaleza ganadora, y ahora le toca volver a disputarse la hegemonía con un rival a su altura.

Las cuatro claves de Krugman son:

Resistir pasaría por "tranquilizar a los acreedores" y que las economías europeas con mayores problemas asumieraran "una austeridad fiscal muy dura", con reducción de salarios, para tratar de "restaurar la competitividad". En definitiva, apostar por una "devaluación interna".

Krugman señala también que algunos países podrían "negarse a reconocer toda su deuda", al tiempo que deberían recortar drásticamente el gasto y "subir impuestos".

¿MÁS?

Por otra parte, contempla la opción, dífícil pero no imposible, de que algunas economías decidan salirse del euro.

La libre entrada y salida de los países a la UE la haría más dinámica, aunque se limitaría a un instrumento conforme a los intereses de los distintos países europeos (hoy soy de la UE, mañana no...)


Por último, Krugman ve una solución en el "europeísmo reavivado". Esto es, "que los Estados que no han quebrado ayuden a los que sí", adoptando propuestas como la de crear "eurobonos", que eliminarían la desconfianza en la solvencia de los países con problemas para conseguir financiación. Alemania es la principal detractora de esta opción, que expondría a unos gobiernos a las deudas de otros.

PARA ESPAÑA DEFLACIÓN DOLOROSA. Mientras en Alemania los "brotes verdes han formado ya una selva de crecimiento económico"

No hay comentarios