El economista digital

La importancia del análisis sectorial en el plan de marketing

Informes de análisis sectorial para marcar la diferencia en tu plan de marketing

Decía David Packard que “el marketing es demasiado importante para dejarlo en manos del departamento de marketing”. La visión hacia el mercado, debe de tener en cuenta no solo los segmentos y el público objetivo que queremos atacar, sino las empresas y competidores de nuestro sector.


analisis sectorial


Con frecuencia encontramos empresas tan centradas en copiar la estrategia de los competidores, dando por sentado que es la estrategia correcta, que olvidan que analizando sus puntos débiles pueden ofrecer una nueva línea de negocio que satisfaga necesidades no cubiertas de la demanda de ese mercado.

De seguir al líder del mercado a innovar gracias a sus debilidades

La mayoría de empresas, en cualquier sector competitivo (especialmente en entornos que se parezcan lo máximo posible a la competencia perfecta), tienden a fijar sus políticas de producto, precios, distribución y comunicación en base a la estrategia definida por el líder del mercado. Esto conduce a que en sectores en auge les permita "ir robándole" una proporción de la cuota del mercado a los principales competidores, pero sin embargo, su techo de cristal llegará muy pronto. Puesto que los seguidores tienen una capacidad muy limitada para innovar y terminan por no aportar ningún valor diferencial al cliente, que termina por acudir al líder del mercado, porque su marca le inspira fiabilidad y confianza.

Sin embargo, analizar las debilidades de los competidores, en materia de negociación con proveedores, trato al cliente, fijación de precios, promoción... Puede representar una oportunidad de generar una ventaja competitiva y pasar de seguidor a líder.

Todo esto es posible a través del análisis sectorial. Pero, ¿cómo realizar uno?

Análisis sectorial, claves para realizarlo correctamente

En primer lugar, debes considerar que la rentabilidad de tu sector estará influenciada por dos mercados principales, el de productos (los que comercializan las empresas del sector) y el de factores (compra de materias primas y recursos financieros).

En primer lugar es recomendable adquirir informes sobre estudios sectoriales que representen el punto de partida de nuestro análisis.

Una vez recopilados los informes, deberemos analizar las variables clave que afectan a nuestro sector, así como las fortalezas y debilidades de nuestros competidores. En definitiva, necesitaremos conocer nuestra posición frente al mercado.

Tras esto, es importante considerar los aspectos que afectan al macroentorno y podrían impactar de forma directa en nuestro sector. ¿Hay una recesión económica? ¿cómo ha evolucionado el índice de precios el último año?

Una vez realizado todo el análisis, el último paso es presentar la propuesta de valor que nos permita diferenciarnos de nuestros competidores.

Cambios en producto y ventaja competitiva detectados, es el momento de definir la política de promoción

¿Ya has definido tu propuesta de valor? Ese elemento que te diferenciará del resto, que hará tu producto único y te permitirá subir ese peldaño en tu sector.

Sin embargo, lo que no se comparte, no existe. Por este motivo, la siguiente fase es utilizar una estrategia omnicanal para promocionar los cambios realizados en tu producto.

¿Si tus clientes y clientes potenciales no conocen los cambios en tu producto, cómo van a comprarlo?




Compartir en Google Plus