El economista digital

Cómo proteger tus compras utilizando la tarjeta de crédito

Actualmente, el uso de las tarjetas de crédito está ampliamente extendido entre los consumidores. La rapidez de las transacciones y el hecho de no necesitar llevar dinero en efectivo han sido dos de los clásicos alicientes. No obstante, hay un aspecto del que los usuarios de las tarjetas son menos conscientes y que, sin embargo, supone una gran ventaja. Estamos hablando de los seguros de protección de compras.

Las tarjetas de crédito pueden incluir multitud de seguros, si bien, en esta ocasión nos vamos a centrar en aquellos cuyo propósito es evitar que el titular sea víctima de algún tipo engaño y, en su caso, resarcirle del perjuicio que haya podido sufrir.

tarjeta de credito

Los principales seguros de compra de las tarjetas: antifraude y protección de compras

Las dos principales modalidades de seguros de compra que incluyen las mejores tarjetas de crédito son aquellos destinados a evitar el fraude y garantiza que el cliente queda satisfecho con el producto que ha adquirido.

Cómo funciona el seguro antifraude

El seguro antifraude cubre todas aquellas operaciones que se hayan realizado sin el consentimiento del titular de la tarjeta y como consecuencia de una acción delictiva.
En los tiempos que corren, el fraude con las tarjetas de crédito se ha extendido rápidamente hasta el punto de suponer una de las mayores amenazas para la industria bancaria.

Los delincuentes han creado infinidad de maneras de hacerse con los datos de las tarjetas de crédito, para después utilizarlas de forma ilegítima, realizando todo tipo de transacciones. Esto incluye desde la realización de duplicados no autorizados, hasta la ejecución de cargos en tarjetas contactless mediante TPVs inalámbricos escondidos.
Afortunadamente, los seguros antifraude compensan este tipo de operaciones, resarciendo así de cualquier daño sufrido.

Por regla general, si quieres hacer uso del seguro antifraude, lo primero que debes hacer es informar a tu entidad de que tu tarjeta puede haber visto comprometida y solicitar la suspensión de la misma. En los casos en los que resulta evidente que la tarjeta está siendo utilizada de forma ilegal, se procede directamente a su cancelación.

Por otra parte, también deberás acudir a la policía para presentar la correspondiente demanda. No olvides pedir una copia de la demanda interpuesta, dado que, probablemente, tendrás que presentarla en las oficinas de tu banco. De esa manera, se podrá hacer efectivo el seguro antifraude y te reembolsarán las cantidades que puedan haber sido cargadas en tu tarjeta de crédito.

En este sentido, debes tener en cuenta que el seguro antifraude también exige una actitud responsable por tu parte. Por regla general, se concede cierto plazo de retroactividad para presentar la denuncia a informar del fraude. Si dejas pasar el tiempo sin tomar medidas, el banco no tendrá la seguridad que, efectivamente, los cargos que figuran en tu tarjeta hayan sido efectuados de forma ilegítima y, por tanto, no te los restituirá.

Por ese motivo, es muy importante que siempre revises el extracto bancario de las compras realizadas con tu tarjeta, de manera que puedas reconocer fácilmente cualquiera cargo indebido y actuar en ese mismo momento.

Qué es y cómo funciona el seguro de protección de compras

Lo que hace el seguro de protección de compras es proteger a los clientes frente a aquellas circunstancias en las que el producto adquirido no cumple con las especificaciones anunciadas, es entregado en mal estado, o bien es robado o dañado con posterioridad a la adquisición por parte del cliente.

Básicamente, la entidad bancaria cubre este tipo de problemas devolviendo al cliente el importe pagado por el producto adquirido. Este tipo de seguro resulta especialmente útil en las compras por catálogo y, especialmente, en las compras a través de Internet.

Asumiendo que la póliza del seguro cubre específicamente el problema que hayas tenido con tu compra, lo que tienes que hacer es ponerte en contacto con tu banco inmediatamente e informarles de todos los detalles. Para ello, puedes hablar con tu gestor bancario, hacer uso del teléfono de atención al cliente o incluso utilizar el servicio de banca online, en el caso de que contemple este tipo de reclamaciones.

Es posible que te soliciten información acerca de la transacción, el comercio, el tipo de producto e incluso un justificante de la compra realizada. Ciertamente, esto depende de cada entidad y gestor bancario dado que, en principio, la transacción está ya registrada en el extracto de la tarjeta de crédito.

El banco procederá a una verificación de la información que le hayas proporcionado y, si se cumplen las condiciones de la póliza del seguro, llevará a cabo el ingreso del importe correspondiente en tu cuenta corriente o bien resarcirá el crédito de la tarjeta.

¿Sabes qué seguros incluye tu tarjeta de crédito?

En el momento en que contrataste la tarjeta tuviste que firmar una serie de documentos contractuales en los cuales se especifica el tipo de coberturas incluidas.

Si no estás seguro, te recomendamos que lo consultes con tu gestor bancario. Al fin y al cabo, lo último que quieres es sufrir algún problema con tus compras para luego descubrir que tu tarjeta no te protegía tan bien como tú creías.

De hecho, con independencia de que tu tarjeta de crédito incluya este tipo de seguros, lo más apropiado es que examines las condiciones de cobertura de las pólizas correspondientes. De esa manera, sabrás exactamente cuáles son las circunstancias protegidas, así como cuáles son los casos en los que la protección queda invalidada.
Compartir en Google Plus