El economista digital

Reclamación judicial de cantidad

Para interponer una reclamación judicial de cantidad, por norma general, se necesita la intervención de un abogado, sin embargo, existen excepciones a esta norma, son las siguientes;

-Bien cuando se reclamen mediante Juicio Verbal cantidades que no excedan de dos mil euros

-Bien cuando se reclamen, sin límite, cantidades mediante Proceso Monitorio siempre que se reúnan los requisitos legalmente previstos y se disponga de los documentos acreditativos que exige este tipo de procedimiento: el monitorio.

En este artículo, vamos a analizar los diferentes tipos de juicios con los que reclamar una cantidad a tenor de nuestro Ordenamiento Jurídico vigente;

Juicio verbal.

En el caso de que la deuda no exceda de los seis mil euros.

En el caso de que la deuda no exceda los seis mil euros la reclamación judicial se tramitará a través del juicio verbal.

Este juicio se celebrará, una vez interpuesta la demanda o bien si tras una oposición al juicio monitorio, éste se ha convertido en verbal cuando la cuantía de la pretensión no excediera de la propia del juicio verbal.

Las partes, en sus respectivos escritos de oposición y de impugnación de ésta, podrán solicitar la celebración de vista siguiendo los trámites del juicio verbal.

En el caso de que la celebración de vista no fuera solicitada, Su Señoría procederá a dictar Sentencia.

Juicio Ordinario.

Si la deuda excede de los seis mil euros.

Si la deuda excede de los seis mil euros o si el interés económico del objeto del proceso no se pueda llegar a calcular, la reclamación judicial se tramitará mediante juicio ordinario.

El proceso principia mediante demanda del actor teniendo el demandado plazo de veinte días hábiles para contestar por escrito.

Ulteriormente, se celebrará una audiencia previa en el Juzgado, acto en el que se intentará un acuerdo o transacción de las partes que ponga fin al proceso, se examinarán las cuestiones procesales que pudieran obstar  a la prosecución de éste y a su terminación mediante sentencia sobre su objeto, fijar con precisión dicho objeto y los extremos de hecho o de derecho, sobre los que exista controversia entre las partes y, en su caso, proponer y admitir prueba fijando, salvo excepciones, fecha para celebrar juicio.

El juicio tendrá por objeto la práctica de las pruebas de declaración de las partes, testifical, informes orales y contradictorios de peritos, reconocimiento judicial en su caso y reproducción de palabras, imágenes y sonidos. Asimismo, una vez practicadas las pruebas, en el juicio se formularán por los Letrados las conclusiones, quedando el caso “Visto para Sentencia”.

Proceso Monitorio

Tiene la particularidad de poder reclamar ciertas deudas con mayor rapidez que a través del juicio ordinario o el juicio verbal.

Podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda, de otro, el pago de deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando la deuda se acredite de alguna de las formas previstas en el Artículo 812 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El procedimiento monitorio comenzará por petición del acreedor.

El Juzgado le dará al deudor un plazo de veinte días para pagar la deuda, o bien para oponerse por escrito a la misma.
Si el deudor atendiere el requerimiento de pago y lo acreditare, el Secretario Judicial acordará el archivo de las actuaciones.


Si el deudor presentare escrito de oposición dentro de plazo, el asunto se resolverá definitivamente en juicio que corresponda, teniendo la sentencia que se dicte fuerza de cosa juzgada.

Si el deudor no atendiere el requerimiento de pago o no se opusiere, el secretario judicial dictará decreto dando por terminado el proceso dando traslado el acreedor para que inste el despacho de ejecución, bastando para ello la mera solicitud.


Si precisa obtener información adicional y/o asesoramiento en procedimientos judiciales sobre derecho civil y mercantil, puede consultar en  http://www.cerrillogomez.com profesionales en toda España con sede central en Barcelona.



Compartir en Google Plus