El economista digital

Guía básica para firmar una hipoteca

Dicen que de los errores se aprende. Eso parece que es lo que están haciendo los españoles a la hora de comprar casas y pedir hipotecas. La burbuja inmobiliaria y la crisis financiera nos dieron una lección. No se trata de dejar de comprar casas, pero sí de prepararse bien a la hora de comprarlas y pensar bien cómo podemos financiarlas. En este artículo te damos algunos consejos que debes tener en cuenta antes de pedir una hipoteca. Ante todo decirte que la información es la clave para que no te engañen, y para que no te engañes a ti mismo. 

hipotecas


Debes tener claro cuáles son tus límites y cuánto es el precio real que deberás pagar por ello. Para esto es interesante usar estudios online, como la calculadora de hipoteca del Banco Santander, para tener claro ante todo cuánto debes pagar cada vez en relación a tus ingresos netos.
Lo primero que debes hacer, como indicábamos en la introducción, es informarte. Pide a la entidad bancaria con la que vayas a firmar la hipoteca todos los detalles. Debes saber qué puede pasar si no haces frente al pago, como por ejemplo que la entidad pueda quedarse con un 70% de la propiedad. Ten en cuenta todos los detalles. No firmes nada sin estar convencido de que conoces al mínimo detalle todas las condiciones. No estás comprando un televisor, sino firmando una hipoteca que seguramente pagarás durante muchos años.
Compara las ofertas que hay en el mercado financiero. No te dirijas solo al banco de toda la vida pensando que dado que te conocen te van a hacer la mejor oferta. Compara precios, acércate a cuantas más ventanillas mejor. Quédate con la entidad que mejor condiciones te proponga. Y si te falta conocimiento para decidir plantéate pedir ayuda o incluso acudir a un intermediario de confianza. Aunque le tengas que pagar puede que aún así te ahorres dinero y dolores de cabeza.
Analiza tu situación económica y se realista. Piensa qué te puedes permitir y qué no y cuán preparado estás ante cualquier inconveniente. Piensa que los bancos no ofrecen hipotecas a aquellas personas con contratos temporales, con ingresos muy bajos o autónomos que llevan poco tiempo con su negocio. Así que primero analiza la situación. También ten en cuenta que  la cantidad que el banco te ofrece para pagar tu vivienda en muchos casos no puede superar el 70 o 80% del valor de la vivienda, por lo que deberás tener previamente este 20 o 30% restante. Además necesitas informarte bien del interés mensual y de las cuotas que aplica la entidad, para saber si pondrás hacer frente al pago.
Si con todo esto no te aclaras, como te aconsejábamos, acude a un intermediario, un profesional de confianza que tenga buenos acuerdos con los bancos y que pueda conseguirte la mejor hipoteca. No hay paquetes de financiación perfectos, cada uno es particular para cada caso, y por esto debes dedicar tiempo a encontrar el modo de financiación más adecuado para ti. Si contratas a un intermediario debes considerar cuáles serán sus honorarios.
Compartir en Google Plus