El economista digital

La endogamia de las estibadoras portuarias en España

Salarios de hasta 100.000 euros al año, la herencia de padres a hijos estibadores

La polémica sobre los salarios desorbitados de algunos sectores han salido a la luz a menudo, tras alguna propuesta de reforma o huelga del sector.

Hace unos años pudimos ver una gran huelga de controladores aéreos, los profesionales mejor pagados, que tienen altos niveles de cualificación y soportan elevados niveles de estrés. Además, para poder conseguir una plaza deben superar duras y exigentes pruebas.

Otras profesiones han sido cuestionadas, especialmente cuando los salarios son elevados. Sin embargo, casi todas ellas, tienen algo en común, el alto nivel de formación y competencias necesarias, así como la dificultad de obtener una plaza.

estibadores


Peor que la endogamia universitaria, la endogamia de las estibadoras portuarias

La endogamia universitaria "entre colegas de departamento" ha sido cuestionada en numerosas ocasiones y de hecho algunas universidades han implementado diferentes medidas para favorecer la movilidad de investigadores así como propiciar que sean los candidatos más aptos los que consigan la plaza.

En el sector de las estibadoras portuarias, no ocurre nada de lo anterior. Estamos ante un sector en el que el trabajador necesita de una baja cualificación para realizar su trabajo y la endogamia roza lo absurdo. Los trabajos se heredan de "padres a hijos".

Fomento pretende limitar los salarios, los estibadores se han puesto en pie de guerra haciendo "huelgas encubiertas" en muchos puertos españoles. Patronal y sindicatos están llevando a cabo largas rondas de negociación, en este caso, la endogamia debe acabar.

Representan hasta el 65% del coste total de carga y descarga, cobrando de media 70.000€ anuales y alcanzando retribuciones en algunos casos que superan los 100.000€ brutos anuales.

Hay estibadores que ganan más que algunos directores financieros o directores de marketing de muchas compañías, teniendo una cualificación mínima y en muchos casos no siendo los más aptos para el puesto (al heredarse de padres a hijos).


Compartir en Google Plus