Qué documentación obligatoria debo llevar en el coche

La guantera del coche está llena de documentación que la mayoría de los conductores hace años que no revisan y esto conlleva un importante riesgo de imposición de multa en caso de que nos den el alto. Antes de ponerse en la carretera es importante asegurarse de que documentos como el seguro del coche están en vigor y van en el vehículo. 

documentación del coche


Uno de los documentos que todos los conductores deben llevar encima es el permiso de circulación del vehículo expedido por la Jefatura de Tráfico. En esta tarjeta se puede ver el tipo de coche y todos los datos técnicos que sean necesarios y útiles, como por ejemplo la cilindrada, potencia, número de bastidor, fecha de matriculación y todos los datos del propietario. El papel será válido hasta que la tarjeta haya caducado, a partir de ahí, la multa puede ascender hasta los 500 euros. La tarjeta de inspección técnica, más conocida como la ITV, también es obligatoria, ya que en ella se recogen todos los datos sobre los parámetros de comportamiento de los vehículos como consumos, emisiones y dimensiones, además acredita que el vehículo en cuestión haya pasado la ITV. La pegatina es obligatorio llevarla en la parte superior derecha de la luna del vehículo. No llevarla puede suponer una sanción de 10 euros, mientas que la sanción por tenerla caducada asciende a 200 euros.  

Lógicamente no se puede pasar por alto llevar en el coche el carnet de conducir, es esencial así como que este disponga de puntos que le permitan circular. Ir sin el carnet de conducir encima, conlleva actualmente una multa de 10 euros, si el carnet está caducado, la suma asciende a 200 euros y otros 200 euros si ha sido retirado por las autoridades pertinentes. El carnet de conducir, de manera natural tiene una validez de hasta 10 años. 

El impuesto municipal de circulación y seguro no es obligatorio llevarlo, sin embargo es muy recomendable. Sí es necesario contar con un recibo de pago del impuesto y un documento que demuestre que el seguro se encuentra en vigor, si no es así, estos datos son algo que los propios agentes podrán confirmar desde el mismo sitio. En caso de no contar con el seguro obligatorio, la multa oscila entre los 601 euros y los 3.005 euros. A esto hay que sumarle la inmovilización del vehículo. En 2015 la Dirección General de Tráfico llegó a tramitar hasta 50.000 denuncias por circular con un coche que carecía del seguro obligatorio o no lo tenía en regla. 


Por otro lado, en España todos estos documentos pueden ser sustituidos por fotocopias compulsadas, de ser así la Dirección General de Tráfico (DGT), las considerará válidas siempre y cuando esté identificado el organismo oficial que ha realizado la compulsa. Podrá hacerse ante notario en una unidad provincial de la Jefatura de Tráfico en ayuntamientos y otros órganos de la administración pública, aunque en este último caso no están obligados a hacerlo. También estaría permitido plastificar las fotocopias para evitar deterioros.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada