El economista digital

La explosión del FinTech o por qué “toda demanda crea su propia oferta”

El economista Jean-Baptiste Say defendía el principio de que no puede haber demanda sin oferta, por lo que “toda oferta crea su propia demanda”.

Sin embargo, a pesar de que muchos economistas, todavía hoy le defiendan, se equivocaba.

Al igual que puede haber un exceso de oferta, cuando la demanda no asimila toda la cantidad producida y ofertada en un mercado, o escasez, cuando la oferta no cubre la totalidad de la cantidad demandada, puede haber demanda sin oferta, el problema, es que se trata de “demanda no cubierta” por ningún oferente ni cantidad ofertada.

En este sentido, atendiendo a las preferencias y comportamiento del consumidor, es precisamente esta “demanda no cubierta” la que puede generar su propia oferta. La prueba tangible de ello tiene nombre, se llama FinTech.

Atendiendo a información publicada en el Blog Circulante, la inversión en fintech alcanzó los 22.300 millones de dólares en 2015. En nuestro país, hay más de 140 empresas Fintech e Insurtech que han recibido una inversión total de 130 millones de euros en 2015.

fintech


El sector FinTech como ejemplo de que la “demanda no cubierta” genera su propia oferta


Las entidades bancarias tradicionales, se han limitado durante muchos años a ofrecer los productos y servicios financieros “que funcionan”, con los que optimizan sus beneficios, sin escuchar demasiado las opiniones de los clientes.

Gracias a la inclusión de la ciencia de datos y concretamente el análisis de volúmenes enormes de los mismos (Big Data). Muchas compañías se han dado cuenta de que los consumidores tenían necesidades y preferencias de consumo que no estaban siendo cubiertas.

Las FinTech han emergido de esta forma en multitud de nichos de mercado, como por ejemplo el de medios de pago, frente a la típica tarjeta de débito o la transferencia bancaria, hemos podido ver el auge de pagos con dispositivos móviles (como Apple Pay) e incluso a través de wearables con tecnología contactless.

También en otros nichos como las criptodivisas, la tecnología blockchain, los depósitos online o la financiación 100% a través de internet.

Los consumidores actuales son exigentes, saben lo que quieren y lo quieren lo antes posible
Muchos emprendedores FinTech han tenido sus ideas de negocio precisamente al encontrarse en situaciones en las que les gustaría tener al alcance un producto o servicio financiero determinado (rápido, cómodo y flexible) y el mercado bancario tradicional no lo ofertaba.

Al realizar investigaciones de mercado, se dieron cuenta de que un elevado número de clientes potenciales podrían interesarse por sus productos, generando de este modo la “demanda no cubierta” una oferta que no existía hasta el momento.

La caprichosa filosofía “millennial” del “lo quiero ahora” no afecta solo a la cohorte poblacional de los miembros de esta generación. En un mundo en el que el tiempo es muy limitado (si descontamos horas de trabajo y sueño), los individuos cada vez le otorgan más valor como activo.

La revolución FinTech, puede ser el ejemplo práctico, de que Say se equivocaba.

Compartir en Google Plus