¿Por qué votar a El Economist en los Premios Bitácoras?

Hay un rasgo que tienen en común el dinero y los blogueros, nunca duermen (mejor dicho, nunca dormimos, puesto que me incluyo dentro del segundo grupo).

Siempre me ha gustado de los premios Bitácoras la competencia, una competencia sana que te empuja cada día a esforzarte al máximo por crear contenido de calidad (porque al fin y al cabo, en la blogosfera como en la sociedad, lo que no se comparte, no existe).

La competencia de los Bitácoras no se fundamenta en "ser mejor que el otro" sino en "ser mejor de lo que eras ayer".

Un voto, no requiere más que un par de minutos por parte del votante. Tan sencillo como hacer click en este link, loguearse con su cuenta de Facebook, Twitter o Bitácoras y hacer click en votar.



Sin embargo, lo que de verdad importa es el gesto, la confianza que deposita el votante, por encima del voto, el reconocimiento a un proyecto, horas de trabajo y una ilusión por compartir un análisis, un punto de vista o una percepción del mundo.

Todos y cada uno de nosotros actuamos cada día a modo de "economistas camuflados", tomamos decisiones continuamente, cada una ellas desencadena en unos resultados y todas ellas tienen unos costes de oportunidad intrínsecos.

Antes de dar los motivos por los que votar a El Economist, me gustaría agradeceros vuestro apoyo, en la categoría de Economía nos situamos en el segundo puesto en la segunda clasificación parcial y en el tercer puesto en la tercera clasificación parcial. Soñamos con estar en el Top 3 y estos son nuestros motivos.

3 Razones para votar a El Economist como mejor Blog de Economía

1.-Confiamos en los números, pero por encima de ellos están las personas


La Economía es una Ciencia Social y no debemos olvidarnos de esto. Vivimos en un mundo plagado de desigualdades (ojalá la competencia del mercado laboral fuera tan sana como la de los bitácoras). Debemos dejar de lado nuestro interés individual y dar paso a un interés mayor, el de dar nuestro máximo potencial para mejorar el mundo en que vivimos. 


2.-Nos gusta el avance tecnológico pero no a cualquier precio


La innovación no tiene por qué basarse en un modelo de consumo en el que la Obsolescencia Programada es la tónica dominante en los sistemas de producción. ¿Por qué tirar lo que todavía sirve?


3.-Tenemos una visión global


Creemos en una economía en la que no haya naciones, sino un sólo bloque, la tierra, en el que el principio de solidaridad se establezca en las distintas regiones, especializadas en producir aquello en lo que son mejores.


¿Por qué votar a El Economist? Porque solo las personas que creen que pueden cambiar el mundo, son quiénes lo cambian.

Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada