Los hijos de la "Gran Recesión"

En este artículo no hablaré de la "generación Ni-Ni", tampoco haré alusión a la "generacion millennial", analizaré una realidad silenciosa, de la que pocos medios y blogs hablan y muchos jóvenes padecen.

Desconozco si los nacidos en la década de los 90 somos (soy del 93) "la generación mejor preparada o no", puesto que habría que hacer la media de habilidades y conocimientos de una cohorte poblacional y compararla con otra, además de ser una tarea arduamente complicada, la desviación típica del estudio sería enorme.

Sin embargo, de lo que sí estoy seguro, es de que somos una generación que se ha topado con un escenario hostil a la hora de incorporarse a un mercado laboral en el que "el talento se compra a precio de saldo".

hijo


La decadencia del Grunge marca nuestra historia

El 5 de abril de 1994 se suicidaba el máximo exponente del Grunge, Kurt Cobain, los ciclos económicos desembocarían años más tarde en un "suicidio colectivo de oportunidades" de la generación que escuchó su música en pañales.

La formación universitaria en España, desde la introducción del Plan Bolonia, genera una falsa sensación de seguridad tremendamente peligrosa.

Estudiar y trabajar a la vez se convierte en una tarea prácticamente imposible, no por la voluntad del estudiante, sino por un panorama en el que es difícil hasta realizar prácticas no remuneradas, la asistencia a clase (en la universidad) es obligatoria (al parecer clases de hora y media de presentaciones en diapositivas son indispensables para el enriquecimiento intelectual y la madurez como individuo).

Este panorama, hace que la generación de los 90, tenga una desventaja competitiva en relación a los miembros de la misma generación de países emergentes que compiten en un mercado laboral global.

Los segundos, con 20 años, suman varios años de experiencia laboral, son políglotas y cursan estudios universitarios.

En el caso de España, "con suerte" es posible acumular experiencia de algún semestre y durante los veranos, que marcan la diferencia entre el universitario que quiere trabajar en un futuro y el que quiere descansar.

Los hijos de la "Gran Recesión" nacieron teniéndolo todo, para ahora, tener que luchar y esforzarse al máximo, en muchos casos a cambio de nada.

Puestos a buscar culpables, creo que los que vendieron "subprime", colocaron en juntas directivas y de administración a políticos y se subieron a la burbuja sin dudar ni un minuto, no eran de los 90.

Los hijos de la "Gran Recesión" expiaremos durante el resto de nuestras vidas los pecados económicos de generaciones anteriores, con talento y esfuerzo podremos despuntar, pero los recursos destinados serán exponencialmente superiores a las de nuestros predecesores.

Las dos caras de una moneda, los que reclaman derechos sin haberse esforzado nunca por cambiar su realidad (al final acabé hablando de la generación Ni-Ni, disculpas al lector) y los que acatan su realidad esforzándose cada segundo por cambiarla (parece que muchos de estos son los "ególatras millennials", disculpas de nuevo al lector).
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada