3 Ventajas de las casas prefabricadas que harán que quieras comprar una

Hasta hace no mucho tiempo, el concepto que teníamos de las casas prefabricadas era el de viviendas de campo, construidas con materiales baratos que hacían las veces de “bungalow” durante las escapadas a algún camping o finca rural.

Sin embargo, la arquitectura especializada en la construcción de este tipo de casas, ha experimentado una enorme transformación. Expertos en energía, diseño de infraestructuras, etc. Han visto en este tipo de viviendas una oportunidad única de hacer realidad sus proyectos.

Presentan un gran número de ventajas, pero no hay lugar a dudas de que las tres siguientes son las que han postulado las casas fabricadas como auténticas alternativas a la vivienda tradicional:

1.-Autosuficiencia energética

Pagar la factura de la luz puede convertirse en historia. Muchas casas prefabricadas incluyen diseños pensados para la autosuficiencia energética. Desde placas solares, pasando por sistemas de ventilación especiales que regulan la temperatura del hogar, conservando el calor en invierno y manteniéndolo a una temperatura agradable durante los meses de verano.

2.-Son económicas

Es posible encontrar casas prefabricadas desde 15.000€. Sí, has leído bien, puedes tener una vivienda por esa cifra, algo impensable a la hora de adquirir un piso en una ciudad.

Si tu sueño es disponer de una vivienda propia al más puro estilo americano, puedes comprar una parcela de terreno e incorporar tu casa prefabricada.

Además, la relación calidad-precio, nos permite que ahorremos dinero sin perder confort y comodidad en nuestro hogar.

¿En qué ahorraremos dinero?


No tendremos gastos de comunidad, ni de electricidad e incluso si instalamos en la parcela un pozo con una máquina potabilizadora de agua, tampoco tendremos este coste.


3.-Puedes llevarte la “casa a cuestas” o “río arriba”

Uno de los principales problemas del sector del ladrillo, es que los edificios no se pueden exportar. 

Durante la crisis económica pudimos ver cientos de casos de “ciudades fantasma” con edificios a medio construir y sin habitantes.

Con las casas prefabricadas este problema queda solucionado, es posible venderlas, transportarlas e incluso llevarlas “río arriba” como vemos en el siguiente ejemplo:


nautilus
Copyright: Nautilus Hausboote GMBH/Homify.es




Al margen de las ventajas, a menudo surgen una serie de preguntas a la hora de comprar una casa prefabricada. ¿Son resistentes? ¿Son seguras?

La resistencia depende del tipo de material con el que estén fabricadas, debemos consultar antes con la empresa constructora para qué tipo de condiciones meteorológicas es adecuada.

Además, siempre podemos hacer un seguro de hogar, para garantizar la cobertura en caso de que haya algún imprevisto, al igual que hacemos con las viviendas tradicionales.

Podemos ver una casa prefabricada no solo como un bien de consumo (para uso y disfrute propio), sino también como un bien de inversión, es decir, la podemos comprar con el único fin de alquilarla e incrementar nuestras fuentes de ingresos procedentes de bienes inmobiliarios.



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada