El petróleo se desploma y el oro alcanza precios máximos desde el mes de agosto de 2014.

La aversión al riesgo de las últimas jornadas está provocando una fuga masiva de capitales de los valores de riesgo hacia los refugios y en ello y como siempre el oro es el más beneficiado. El nivel que debemos de vigilar es la resistencia delimitada por una congestión de muy largo plazo que pasa por los 1.330. y como apoyo los 1.306.

El petróleo por su parte abandona la zona de máximos anuales y se repliega hasta los 47 dólares por barril, para que nuevamente se torne alcista tiene que volver por encima de la cota de los 50 y la aversión al riesgo tiene que desaparecer.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada