La otra cara de emprender: El Fracaso

Siempre que escuchamos el término "emprender", nuestro cerebro (al menos el mío) identifica este término (que no concepto) con el éxito y la independencia financiera. Tal vez, porque es lo que vende, o simplemente a lo que nos queremos aferrar.

Por desgracia, a pesar de que encontremos los ingredientes adecuados para crear un modelo de negocio plausible, nos toparemos con un muro de frente, ese muro llamado realidad, cuyo cemento es una base de estadísticas que dicen que la probabilidad de que fracasemos es muy superior a la probabilidad de que demos con la tecla del éxito.



El inicio de todo emprendedor: la Pyme

Puedes llamarla sociedad limitada, startup o como te venga en gana, pero lo cierto es que cuando lances tu modelo de negocio de la nada, a menos que seas autónomo, crearás una Pyme con un reducido capital y número de empleados.

En España, tras el 99% de las actividades empresariales se encuentran Pymes, no hay duda de que son el motor del crecimiento económico y el empleo. Sin embargo, incluso aunque tu negocio funcione, debes borrar de tu cabeza la idea de hacerte rico de la noche a la mañana.

Es cierto que no dependerás de un jefe y gozarás de cierta libertad, pero el trabajo te absorberá, especialmente en la fase inicial de lanzamiento. "Te convertirás en esclavo de tu trabajo y lo peor de todo es que tú serás tu propio esclavista".


Los dos primeros años son vitales

El 75% de las Pymes, según numerosos informes, no superan los dos años de vida. Si alargamos el horizonte temporal el porcentaje de fracaso aumenta.

Por lo tanto, la clave radica en el lanzamiento. Tener un modelo de negocio razonable, conseguir financiación y captar clientes (para luego fidelizarlos) debe ser el "ABC" de toda empresa que inicia sus andaduras.

Sin embargo, sobre el papel todo parece más fácil. En el mundo real te encontrarás barreras de entrada y competidores que te considerarán como una amenaza y te pondrán la zancadilla antes de que representes un problema para sus intereses.

No juegues a ser emprendedor, a hacer de tu hobby tu negocio, busca un modelo que funciona y aplícalo.

Casos de éxito vs historias de fracaso

Los casos de éxito son los que ocupan las páginas de los periódicos, sin embargo, analiza qué porcentaje de empresas lo alcanzan (y una vez alcanzado no mueren de éxito).

En la actualidad, una empresa puede presentar un crecimiento exponencial que sobrepase las capacidades de gestión empresarial de sus directivos y empleados.

Es recomendable estudiar aquellas empresas que fracasaron, conoce a emprendedores que no consiguieron su meta y aprende de sus errores para no cometer los mismos.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada