Cómo la gestión profesional del patrimonio puede hacer crecer su negocio

Por lo general, los dueños de empresas tienen mucho con lo que lidiar, y deben  saber cómo equilibrar sus negocios y sus vidas privadas. Esto también aplica a sus vidas financieras. Equilibrar los negocios y las finanzas personales puede ser difícil, y la mayoría de los empresarios terminan dándole prioridad a uno de ellos sobre el otro. Aunque esto es comprensible, teniendo en cuenta las diferentes tareas con las que tienen que hacer malabares a diario, puede llegar a ser desastroso a largo plazo.



La planificación financiera y la gestión de la riqueza para el propietario de una empresa difieren mucho de las de un empleado. Los empresarios enfrentan  desafíos únicos en el manejo de sus finanzas ya que tienen que pensar no sólo en sí mismos, sino también en sus clientes, proveedores, contratistas, empleados y  familias. Las decisiones financieras que toman tienen la capacidad de afectar a todas estas otras personas, por lo que necesitan ser ejecutarlas con mucha cautela. Aquí es donde la gestión del patrimonio se inicia.


La gestión del patrimonio explicada


En su forma más básica, la gestión del patrimonio consiste simplemente en dar con la aplicación de estrategias sólidas que estén diseñadas para preservar o aumentar la seguridad financiera de una persona o empresa. Los dueños de empresas pueden optar por trabajar con gerentes de patrimonio de manera individual, o pueden solicitar los servicios de una empresa grande de gestión de patrimonio que posea una buena reputación, tal como Fisher Investments Europe, una subsidiaria de Fisher Investments.

La función principal de un administrador del patrimonio es trabajar promoviendo la seguridad financiera y el éxito de su cliente. Si el cliente es dueño de una empresa, le ofrecen una planificación completa y consejos acerca de cómo invertir el patrimonio del negocio con el fin de diversificar la cartera de la compañía. Los administradores de patrimonio incorporan tanto la planificación financiera como  inversiones para beneficio de sus clientes. Ellos ayudan con asuntos tales como impuestos y seguros, así como bienes raíces y planificación de la jubilación (para los miembros de la familia y los empleados), dependiendo del tamaño de la empresa.

Un administrador del patrimonio competente sabe cómo salvaguardar los intereses de la empresa  de sus clientes al tiempo que, ayuda a hacer crecer su patrimonio a través de la protección de activos e inversiones prudentes. Ellos guían a sus clientes en cuanto al aumento de los activos de su empresa mediante la inversión en acciones, propiedades, bonos, ahorros, etc. Esto ayuda a diversificar la cartera de la empresa, lo que se traduce en un abanico de opciones más grande relacionado con las reservas accesibles que podrán ayudarle durante tiempos difíciles que podrían venir. Adicionalmente, mientras más  activos rentables tiene una empresa, mayor será el precio que se establecerá cuando su dueño quiera venderlos.


Entregar la planificación y la gestión de los activos del negocio a un administrador del patrimonio confiable y competente puede quitar un enorme peso de encima de los hombros del propietario de una empresa. Esto les deja libres para hacer crecer su marca, comunicarse con los clientes, y por lo general, concentrarse en las funciones básicas de su negocio.


 La selección de un buen administrador del patrimonio


Encontrar un buen administrador del patrimonio o una firma de manejo de patrimonio puede ser bastante confuso y desconcertante, ya que no son todos iguales. Por lo tanto, los dueños de empresas deben dedicar tiempo suficiente a investigar todas las opciones disponibles antes de decidirse por alguno. La persona o la empresa ideal deben entender los objetivos a corto y a largo plazo de la empresa y deben estar dispuestos a trabajar con sus clientes para lograr estos objetivos.

Algunas de las cosas a tener en cuenta al seleccionar un administrador del patrimonio incluyen:

• Su historia y sus antecedentes.


Es una buena idea comprobar cuánto tiempo una persona o empresa han estado en el negocio de gestión patrimonial. El dueño de la empresa debe realizar una investigación exhaustiva para establecer que el administrador del patrimonio es lo suficientemente confiable para manejar su empresa. Además, deben tener la experiencia, la flexibilidad y la continuidad necesaria para realizar servicios consistentes a medida que el negocio crece y cambia con el tiempo.

• Sus credenciales.


Los dueños de empresas también deben también verificar las credenciales de su administrador del patrimonio. Esto se puede hacer fácilmente pidiendo referencias y haciendo un seguimiento de las mismas. Hablar con otros clientes le dará una idea de lo bien que la empresa o persona hacen su trabajo. Por otra parte, los empresarios tienen que recordar qué es su negocio y que todavía están a cargo. Como tales, deben hacer todas las preguntas pertinentes que necesiten para asegurarse que estarán cómodos trabajando con la empresa de gestión de patrimonio en cuestión

 • El precio vs el valor de sus servicios.

Otra cosa a considerar es la cantidad que la firma o el administrador del patrimonio van a cobrar por sus servicios. Esto tiene que ser examinado en función de la ganancia que obtendrá el cliente. No hay necesidad de pagar un montón de dinero sólo para recibir servicios de baja calidad.

Cualquier empresario que quiera ver su negocio prosperar tiene que buscar los servicios de un administrador del patrimonio profesional. Si bien esto puede ser costoso inicialmente, una buena empresa de gestión del patrimonio puede ayudar a construir los activos de la empresa, aumentando su valor asegurando el futuro tanto del propietario como de sus empleados.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada