Minicréditos para llegar a fin de mes

Las dificultades para llegar a fin de mes, la aparición de gastos imprevistos y otro cúmulo de factores, han propiciado el crecimiento de una nueva forma de financiación en España, los minicréditos a particulares.

Estos permiten hacer frente desde a gastos puntuales como puede ser la compra de material escolar durante la vuelta al cole, o el pago de un empaste en el dentista, a otros gastos como la factura de la luz, de modo que podamos acabar el mes sin dificultades y devolver el dinero al mes siguiente cuando tengamos más ingresos y dinero en efectivo.

Ante la demanda creciente en este sector, han aparecido un amplio número de compañías que nos permiten conseguir dinero rápido sin necesidad de papeleo. En la web Milcreditosrapidos, podemos encontrar un listado con algunas de las empresas que operan en el sector y comparar entre la oferta disponible, para elegir aquella que mejor se adapta a nuestras necesidades.



Rapidez, agilidad, comodidad y facilidad en la tramitación del crédito, son algunos de los aspectos positivos que leemos acerca de esta forma de financiación.

Los detractores, frecuentemente dicen que son excesivamente caros y que es mejor financiar nuestras compras con la tarjeta de crédito, ¿de verdad es la tarjeta la mejor opción?

Con los minicréditos no tendremos descubiertos en cuenta, que sí tendremos con el pago con tarjeta (en caso de que no tengamos dinero en nuestra cuenta bancaria y nos quedemos en números rojos).

Los descubiertos en cuenta a menudo tienen penalizaciones que suelen alcanzar los 50€. Por lo que la sanción por tener nuestra cuenta bancaria en números rojos al financiar un pago con tarjeta puede superar el importe del minicrédito (de 50€).

Tras el estallido de la crisis económica y con la tendencia creciente por parte de los hogares a la hora de "abrocharse el cinturón" para poder llegar a final de mes, hemos podido ver en diversos medios titulares del tipo "Vuelven los minicréditos", en alusión a esta modalidad crediticia que permite a miles de familias españolas tener un mayor margen de maniobra con sus finanzas personales, solicitando financiación en los "meses malos" y devolviendo el importe en los "meses buenos".

Cómo usar los minicréditos si tienes un trabajo temporal


Con el fuerte incremento de los trabajos temporales y la inestabilidad en el mercado de trabajo, hay personas que trabajan 1 mes y están otro en paro. Los minicréditos se convierten en una opción para pagar facturas durante el mes que el trabajador está desempleado y devolverlo al siguiente cuando vuelve a tener contrato.

De hecho, curiosamente, el auge de los minicréditos en España coincide con un momento en el que la mayor parte de los nuevos contratos en el mercado de trabajo tienen el carácter de "temporales".

Siguiendo con el ejemplo anterior, si durante el mes que trabaja recibe un salario de 800€ netos y el mes en que está en paro percibe una prestación por desempleo de 650€, necesitando 700€ para vivir (y sin ahorros de meses anteriores), puede pedir un minicrédito de 50€ y devolverlo al mes siguiente, cuando trabaje de nuevo y tenga 100€ de margen respecto a los 700€ que necesita para cubrir los gastos, podrá devolver el importe del minicrédito (consulte previamente los intereses del minicrédito y la cantidad final de dinero que tendrá que devolver).




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada