5 cosas que los CEOs de las principales startups hacen mejor que nadie

Dirigir una compañía que arranca desde cero con un reducido número de trabajadores, que tiene que ganarse a pulso la cuota de mercado y debe ofrecer algo verdaderamente innovador, que rompa con el molde de su sector para no ir a la fosa común de 'dead unicorns' (unicornios muertos), es una tarea mucho más compleja que coordinar la actividad de una gran empresa con un volumen de ventas estable.

Los CEOs de las principales startups, saben que de sus decisiones depende en gran medida el futuro de las compañías que dirigen, un paso en falso, un error a la hora de contratar a un empleado y todo puede irse al traste.



En este artículo, El Economist recopila 5 de esas cualidades que los CEOs de las principales startups hacen mejor que nadie.

1.-Son buenos contratando y despidiendo

Esta es una cualidad muy importante, una startup evoluciona continuamente, la innovación es su forma de vida y por lo tanto debe adaptar el equipo de trabajo a las necesidades de cada momento.

Los mejores CEOs saben en cada momento qué profesionales deben contratar (de entre los cuáles deben reclutar a los de más talento) y de cuáles tienen que prescindir.

2.-El interés colectivo por delante del individual

En muchas startups, la figura de director general (CEO) y fundador de la compañía, coinciden en la misma persona. Por lo que se toman el proyecto empresarial como algo personal, dejando de lado las ganancias personales para el futuro brillante de la empresa.

Como contraste, en las grandes corporaciones, vemos que a menudo altos cargos en los puestos de dirección se orientan en los objetivos a corto plazo para maximizar sus beneficios y no los de la empresa que gestionan, incurriendo en un problema de riesgo moral, que en el caso de las startups no existe (no al menos en la mayoría de los casos).

3.-Tienen la capacidad de delegar

A pesar de que muchos son incombustibles y dedican largas jornadas de trabajo a perseguir lo mejor para la empresa, son conscientes de que no pueden controlar todos y cada uno de los aspectos de la compañía.

Este punto les diferencia de CEOs de grandes compañías, todos conocemos algún caso en el que el CEO quiere asistir a todas las reuniones y cerrar todos los acuerdos en persona (resultando físicamente imposible).

Esto se traduce en una pérdida de eficiencia, el CEO debe centrarse en aquellas tareas más importantes y en las que sea más eficiente (priorizando) y delegando el resto de funciones secundarias.

4.-Todo buen emprendedor es un gran vendedor

Dotes comerciales combinadas con grandes habilidades interpersonales hacen de los mejores CEOs de startups unos grandes vendedores.

¿Quién va a conocer mejor el producto de una empresa que aquel que lidera el proyecto?

5.-Nunca paran de aprender

Además de sus conocimientos, la inmensa mayoría tienen una gran capacidad de aprendizaje, siendo muchos de ellos autodidactas.

Puede que algunos no tengan un MBA ni hayan estudiado en las mejores universidades, pero es por el simple hecho de que no lo necesitan.

Son esponjas del conocimiento, capaces de quedarse con lo que consideran "información relevante" y desechar aquella que no aporta nada.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada