Financiando las compras de Navidad: tarjeta vs micropréstamos

Durante las semanas de fin de año, miles de personas inundan las calles para realizar sus compras navideñas.

Papá Noel y los tres Reyes Magos llegan cargados de regalos, pero, ¿cuál es el mejor método de financiar las compras de Navidad?

Si andamos escasos de dinero en efectivo y hemos dejado las compras para última hora, nos encontramos con dos problemas, estamos a finales de mes y aún no tenemos ningún regalo debajo del árbol.

La red se ha llenado de artículos hablando sobre el uso de tarjetas de crédito como un mecanismo para fraccionar los pagos o conseguir liquidez para poder hacer frente a los gastos.

¿Pero es realmente la mejor modalidad de financiar las compras navideñas?




La respuesta es NO. Usar una tarjeta de crédito para financiar los gastos puede convertirse en un arma de doble filo, además del pago de los intereses (que ya de por sí son elevados), nos encontramos con que en muchas ocasiones tenemos que pagar cuantiosas sumas por los descubiertos en cuenta, (sólo por el hecho de que los números rojos lleguen a nuestra cuenta corriente, nuestro banco nos puede penalizar con alrededor de 50€).

Frente a la forma tradicional de “tirar de los pagos de tarjeta” encontramos una alternativa en auge, que nos permite hacer frente a pagos de carácter ocasional. Me refiero, de este modo, a los denominados préstamos rápidos online, como los que aparecen en la web creditosyprestamos.es también conocidos como micropréstamos.

Aunque es cierto que tienen intereses elevados, presentas múltiples ventajas frente a las tarjetas de crédito tradicionales, entre ellas, destacan:

1.-Permiten tener un control de costes

Al solicitar un micropréstamo debes indicar el importe y la fecha de devolución, esto nos permite tener “conciencia” de la cantidad de dinero que estamos gastando y que posteriormente tendremos que devolver.

Además, una vez recibamos el ingreso del importe del micropréstamo en nuestra cuenta bancaria podremos sacarlo en efectivo desde cualquier cajero.

Por contra, las tarjetas de crédito incitan a las compras de manera compulsiva, no tenemos control de gastos hasta que lo consultamos en nuestra entidad financiera o a través de nuestro ordenador, para entonces, puede ser demasiado tarde y tendremos que hacer frente a una cuesta de enero interminable.

2.-No hay descubiertos en cuenta

Las tarjetas de crédito pueden dejarnos descubiertos en cuenta que impliquen el pago de sanciones como las mencionadas anteriormente (al margen del interés por haber dispuesto del dinero).

En el caso de los micropréstamos, pagaremos el tipo de interés nominal prefijado de antemano, si andamos justos de tiempo podemos negociar una prórroga del tiempo de que disponemos del préstamo con la entidad que nos ha concedido el préstamo rápido (pagando los respectivos intereses, por supuesto).

3.-No todos los establecimientos admiten el pago con tarjeta

Aunque en la actualidad, cada vez son más el número de establecimientos que permiten el pago con tarjeta de crédito, no son la totalidad. Al solicitar un micropréstamo (una vez nos haya sido concedido), tenemos la posibilidad de sacar el dinero desde un cajero y disponer del efectivo para hacer frente a cualquier tipo de pago.

4.-Nosotros decidimos cuándo devolvemos el importe del micropréstamo

A diferencia de la tarjeta de crédito, con la cual, automáticamente en el momento en que realizas un pago y tu cuenta bancaria se queda en números rojos, el tiempo juega en tu contra. Puesto que el descubierto en cuenta ya figura y cada día que pase será mayor la cantidad que tendrás que devolver.

Con los préstamos rápidos tenemos la opción de devolver el dinero generalmente en un corto período de tiempo (1 mes), pero que nosotros mismos decidimos.

Pudiendo elegir 7 días, 9 días, 27 días... hasta que tengamos que devolver el dinero.

Esto nos permite por ejemplo, solicitar un préstamo rápido online el 15 de diciembre y devolverlo al mes siguiente (cuando tengamos efectivo procedente del cobro de nuestra nómina).

5.-Puedes pedir dinero estando en Asnef.

Es posible solicitar un micropréstamo a pesar de figurar en una lista de morosos, como por ejemplo Asnef.

Aunque los intereses sean por lo general más elevados que con las tarjetas de crédito, no tenemos que afrontar los problemas ocasionados por los descubiertos en cuenta. Imagine que tiene un descubierto de 50€ y por el hecho de tenerlo, el banco le cobra 50€, es el equivalente a un 100% de interés. Con el micropréstamo sólo pagará el interés prefijado en función del tiempo que tenga el dinero.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada