España creció más del doble que Alemania en el tercer trimestre de 2015

Parece que una vez sentadas las bases de la recuperación económica (aunque todavía queda largo camino por recorrer), ha comenzado el proceso de convergencia económica.

Hay quién considera que la diferencia en el ritmo de crecimiento entre España y algunas de las principales economías europeas, como por ejemplo "la locomotora alemana" es un símbolo de la debilidad de Europa.

Sin embargo, aquellos que se estancan en esta valoración, no pueden estar más equivocados, parecen desconocer la teoría de ciclos y fluctuaciones económicas.

España fue uno de los países más acusados por la crisis económica (Alemania no sufrió el mismo nivel de acoso), por lo que es lógico que al tocar fondo, se repunte con más fuerza que si no se ha experimentado un retroceso tan grande.

Estos datos son muy positivos de cara a la convergencia entre economías y la reducción entre la brecha existente entre las economías nórdicas y la española.

Por desgracia, esto no se cumple en Grecia, que es la que más retrocedió de la Eurozona en el tercer trimestre de 2015 (-0,9%).

Análisis de la recuperación económica


Según las estadísticas publicadas por Eurostat,  el PIB España creció en el tercer trimestre al mismo ritmo que el de Suecia (+0,8%).

Frente a estos datos, Alemania no llegó ni al 0,4% de crecimiento en el tercer trimestre.



¿Esto significa que la economía alemana sea más débil que la española?

Para nada, simplemente que en el tercer trimestre, creció a un ritmo más lento, eso sí, en un punto de partida mucho mejor que el de España.

Tanto que escuchamos a los políticos españoles hablar del modelo de Dinamarca, su economía experimentó un retroceso en el tercer trimestre de 2015 (-0,1%).



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada