El cambio empieza en Venezuela

Cueva de la Quebrada del Toro/Venezuela


Durante 17 años el chavismo ha gobernado en Venezuela, el origen, un carismático Hugo Chávez que daba aquello que prometía a sus ciudadanos, en una primera legislatura en la que el despilfarro no era un problema (puesto que abundaba el dinero público procedente del petróleo).

Pero todos sabemos lo que le termina ocurriendo a aquél que gestiona mal sus recursos y despilfarra su dinero, acaba quedándose sin nada.

El hermetismo del régimen chavista y el relevo de líder hacia Nicolás Maduro, fueron el principio del fin.

Frecuentemente hemos oído hablar de teorías conspiratorias dirigidas por Estados Unidos y países capitalistas occidentales, pero la realidad es muy distinta.

La economía con un diseño similar a la autarquía la creó el propio chavismo. Una economía caracterizada por una fuerte inflación, escasez de productos básicos (todos tenemos en mente la imagen de las largas colas de espera para poder comprar en los supermercados) y la proliferación de la economía sumergida, concretamente del "mercado negro", en el que las transacciones van desde los alimentos a las divisas (bolívares por dólares).

Y es que no es más rico el que más tiene, si no el que menos necesita, o en el caso de la economía pública, el que mejor gestiona sus recursos.

Uno de los principales productores mundiales de petróleo (la materia prima por excelencia), que además cuenta con abundantes recursos naturales (gran densidad de árboles y bosques). Ha visto como "lo que es de todos, no termina siendo de nadie", incurriendo en el problema de los bienes comunales.

La tala masiva de árboles, sin reforestación, unida a la mala gestión del petróleo, han hecho que la economía venezolana tiemble sobre sí misma.

Hoy, comienza la apertura, el cambio en la forma de gestionar y gobernar, Venezuela inicia una nueva era, la oposición venezolana ha vencido al miedo del chavismo y se ha impuesto en las elecciones parlamentarias.

Venezuela empieza un largo y complicado camino, la reconstrucción de su economía (que según las previsiones del FMI será la que más retroceda del mundo en 2016, nada menos que un 6%).


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada