Todo empezó con el álgebra de Boole

El 2 de noviembre de 1815, nació en Lincoln, Reino Unido, George Boole. Su interés por las matemáticas y la lógica no fue a una edad temprana, le interesaban más las humanidades, pero su padre, un comerciante, le enseñó desde pequeño los principios que rigen las leyes de la lógica y las matemáticas.

Boole


El álgebra de Boole, sentó las bases de la aritmética computacional moderna, hace más de 150 años. Sus investigaciones y descubrimientos, resultan de vital importancia a la hora de entender las aplicaciones tecnológicas de la actualidad.

Simplificando el mundo

Boole, diseñó modelos y estructuras binarias, de tal forma que la respuesta a una pregunta se simplificara a sí o no.

"Las interpretaciones respectivas de los símbolos 0 y 1 en el sistema de lógica son Nada y Universo", afirmó.

Los enunciados booleanos están presentes continuamente en las líneas de un programa informático.

No podemos concebir las estructuras algorítmicas esquematizadas en respuestas simples sin la aportación de este matemático.

El legado de Boole

Murió con tan sólo 49 años y siempre tuvo una visión futurista que le permitía entender el mundo actual, en 1851, el propio Boole le confesó a un amigo: "la contribución más valiosa, si no la única, que he hecho o que probablemente haga a la ciencia y el motivo por el que desearía que me recuerden, si es que me van a recordar, póstumamente".

El mundo, hoy le recuerda.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada