Nuevas formas de financiación a través de Internet


  • Internet ha facilitado la proliferación de nuevas formas de financiación, como los créditos rápidos, el crowdfunding o los préstamos entre particulares

La aparición y expansión de Internet ha supuesto una revolución en prácticamente cualquier sector de la sociedad. Desde las compras hasta la educación, no existe ninguna porción de nuestra sociedad que no se haya visto afectada significativamente por la irrupción de la red de redes, ya sea para bien o para mal.

dinero online


Además de la inmediatez, la comodidad y la disponibilidad que ofrece Internet, también permite un ahorro considerable de gastos, tanto en personal como en logística y en establecimientos físicos. Esto ha provocado que hayan surgido muchas nuevas compañías que, con un presupuesto reducido, puedan ofrecer los mismos productos y servicios que otras firmas mayores.

El sector de las finanzas tampoco se ha quedado fuera, siendo uno de los que más cambios ha sufrido, con la aparición por ejemplo de bancos online, en los que es posible realizar prácticamente cualquier operación desde cualquier lugar a través de su página web, utilizando un dispositivo conectado.

Alternativas de financiación online


Uno de los sectores que más ha aprovechado las ventajas de la red de redes es el de la financiación. Hoy en día es posible conseguir dinero por vías alternativas a los bancos tradicionales. Ya no es necesario acudir a una entidad bancaria y rellenar documentación para poder obtener un préstamo, a través de Internet es posible conseguir el importe que deseamos, con menos trámites y, en ocasiones, de forma muy rápida. Te presentamos a continuación algunas de las opciones más utilizadas para obtener créditos online:

Créditos rápidos

Aunque existen desde antes de que Internet se expandiera, la llegada de la red de redes ha hecho que surjan como la espuma nuevas entidades prestamistas que ofrecen este tipo de financiación. Se trata de préstamos personales online que piden menos requisitos que los equivalentes bancarios, con una tramitación más sencilla, con menos papeleos y que se pueden obtener en muy poco tiempo, normalmente no superior a las 24 o 48 horas. A cambio de las ventajas y las facilidades que ofrecen, estos préstamos suelen ser más caros que los bancarios.

Existen además un subsector dentro de esta forma de financiación, denominados minicréditos, que son aún más fáciles y rápidos de obtener, pudiendo disponer del dinero en 10 minutos. En este caso las cantidades máximas no suelen superar los 600 euros y el plazo para devolverlos suele estar en 30 días como máximo.

El uso de los minicréditos rápidos debe limitarse a ocasiones puntuales de necesidad y hay que elegir bien la entidad prestamista que nos dejará el dinero, para evitar sorpresas. En la página web dinerorapidonline.com se pueden comparar las mejores y las más seguras para obtener un préstamo urgente.

Financiación colectiva o Crowdfunding

Es uno de los métodos de financiación más utilizado por las nuevas empresas o startups para iniciar el negocio, sobretodo cuando los bancos no les han aceptado sus solicitudes de préstamo. La palabra en español para designarlo es micromecenazgo, aunque la traducción del inglés vendría a ser algo así como "financiación colectiva", en referencia a la multitud gente que aporta pequeñas cantidades de dinero para sumar el importe que se necesita obtener.

Internet ha hecho que este sistema se expanda, gracias a la posibilidad de poner en contacto rápidamente a mucha gente y de poder alcanzar a cualquier persona de todo el mundo. Existen muchos casos de éxitos en empresas financiadas a través de esta forma, y no sólo empresas, asociaciones e instituciones han obtenido también fondos mediante plataformas de crowdfunding.

Para llevarlo a cabo se suelen utilizar plataformas online que ponen en contacto a quienes necesitan un préstamo con gente que esté dispuesta a donar o a prestar parte de sus ahorros.

Préstamos entre particulares o Crowdlending

En esta modalidad de financiación colectiva, los usuarios que prestan el dinero esperan recibir un interés a cambio. Actúan de esta forma como lo hace un banco cuando ofrece financiación a sus clientes. Es una forma de inversión que, como tal, tiene un cierto riesgo, aunque se puede elegir la cantidad de riesgo que se asume prestando a unas personas o a otras según sean más o menos solventes. Si la persona tiene un buen perfil, el riesgo será menor, pero también disminuirá la rentabilidad obtenida.

Bancos online

Aunque se trata también de entidades financieras, los bancos online han supuesto también una revolución en la forma de operar con la banca y de obtener dinero. Su principal particularidad es que no tienen comisiones, y se pueden realizar la mayoría de operaciones sin coste y de forma cómoda a través de Internet, incluso solicitar préstamos personales, que ofrecen unas condiciones muy ventajosas y unos interés más reducidos que los bancos tradicionales.

Además, algunos de ellos formas parte de entidades físicas, pudiendo utilizar sus oficinas y cajeros para la mayoría de operaciones sin tener que abonar ningún coste extra.



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada