La Economía que viene (no te va a gustar)

El envejecimiento de la población y la estructura demográfica de pirámide invertida, en la que los nacimientos escasean y el número de mayores de 65 años abunda, van a tener importantes consecuencias sobre la economía global en un futuro muy cercano (los próximos 10 años).



Resulta difícil admitir el gráfico en que productividad y edad siguen una relación inversamente proporcional. Pero es la cruda realidad.

Cuando comenzamos en el mercado de trabajo, somos todo energía, aire fresco, proactividad y liderazgo. Con el paso del tiempo, las productividad se reduce (y los ingresos por lo general también), hasta que llega el momento de la jubilación.



Menor población en edad de trabajar


El problema lo encontramos en datos como el siguiente: ¿sabía que en Japón se ha reducido la población en edad de trabajar en un 11,1% en los últimos 20 años?.

La Economía que viene se define por menor población en edad de trabajar en los países más desarrollados, menor demanda y menor output potencial.

Aunque puede que siga habiendo crecimiento positivo de la población, a un ritmo lento, será insuficiente.

Mayor número de jubilados


Habrá más jubilados por número de trabajador que ahora y muchos de los que se encuentren trabajando tendrán una considerable edad.

La nueva fuerza de trabajo debe jugar un rol importante, ser productivos e incentivar a sus compañeros más veteranos a que se esfuercen al máximo.

Las economías endeudadas al límite, tendrán que hacer frente a sistemas sanitarios más costosos (habrá una mayor demanda de asistencia sanitaria, al aumentar la edad media de la población).

Sin duda, la economía que viene, será un auténtico reto.






Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada