Guía de supervivencia laboral: Muévete

Hay algo que ha cambiado en los últimos años en el mercado de trabajo, no hay nada seguro, salvo determinados puestos de funcionarios (en los que tampoco existe la seguridad absoluta, aunque se le parece).

El principal problema de muchas personas que han perdido su empleo a raíz de la crisis económica (a parte del hecho de haberse quedado en paro) lo encontramos en que nunca antes se han visto en esta situación, no tienen experiencia previa.

El colectivo de mayores de 45 años, en su inmensa mayoría, cuando se incorporó al mercado laboral, lo hizo generalmente de manera rápida, al terminar su período de formación (otro aspecto que ha cambiado en la actualidad), en puestos en los que han permanecido más de 20 años, hasta que la crisis se llevó a la empresa para la que trabajaban y con ella su trabajo.

Imagine que necesita encender una hoguera para sobrevivir, en un caso tiene un encendedor, combustible y leña seca de la mejor calidad, en otro caso, dispone de un par de piedras y el terreno está cubierto de nieve. En ambos casos es posible conseguir hacer fuego (conseguir nuestro objetivo), pero en el segundo escenario, resulta mucho más complejo, tendremos que destinar mucho más tiempo y esfuerzo (el mercado laboral actual, se corresponde con el segundo supuesto).

El panorama ha cambiado muchísimo, al igual que para sobrevivir en un entorno hostil, la clave de supervivencia en el mercado laboral actual, es estar en continuo movimiento.



Regla número 1: Nunca terminas tu formación

Antes, acabar la universidad era sinónimo de "terminé de estudiar", sin embargo eso no es ninguna garantía en el mercado laboral actual. ¿Sabes hablar 2 idiomas? aprende un tercero, ¿tienes una carrera universitaria? compagina tu trabajo con un máster online o invierte en uno presencial si estás en paro.

Tener una formación continua, te ayudará a mejorar tu productividad, o al menos, a incrementar tu capital humano, por lo que resultarás más útil para la empresa y se lo pensará dos veces a la hora de rescindir tu contrato.

Regla número 2: No te quedes en la misma empresa mucho tiempo

A menos que sea la definitiva, te interesa ir cambiando de empresas para mejorar tu curriculum, tu experiencia y lanzar una señal al mercado de tus capacidades de adaptación a cualquier entorno laboral.

Si tienes la oportunidad de cambiar de empleo, deberías plantearte hacerlo cada 2 ó 3 años, durante tus primeros años de carrera profesional (entre los 21-30 años). Pasado este período tal vez te interese algo más estable (pero no te relajes, tu zona de confort es tu mayor enemigo).

Regla número 3 : adáptate al entorno

Si no encuentras empleo con facilidad, debes explotar al máximo todos los medios disponibles (no te centres sólo en uno), usa tu entorno y conviértelo en tu aliado, además recuerda permanecer en continuo movimiento.

¿Qué quiere decir? Si por ejemplo buscas empleo a través de redes sociales de empleo exclusivamente, tal vez sea hora de plantearte dedicar 2 horas diarias a entregar curriculum en mano, otras 2 horas a buscar empleo en prensa y otras 2 a hacer lo propio en las redes sociales de empleo.

Divide y vencerás!

Regla número 4: nunca te des por vencido

Si tiras la toalla, la supervivencia es historia, debes ser constante y no hacer demasiado caso a las noticias de empleo. Si se crean nuevos puestos de trabajo, lucha por estar entre ellos, si se destruyen, demuestra que eres capaz de demostrar tu talento incluso aunque tengas todo en contra y conseguir que alguna empresa te contrate.

Regla número 5: analiza tus fortalezas y tus debilidades

Debemos ser conscientes de cuáles son nuestros puntos fuertes, pero también los aspectos en los que peor nos desenvolvemos.

Esto te ayudará a buscar los puestos de trabajo más acordes a tu perfil profesional. Si por ejemplo tienes mucha capacidad analítica, pero escasa vocación comercial, un puesto como analista financiero sería mejor opción que hacerte comercial de puerta fría.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada