Cómo la Economía Colaborativa puede acabar con la Obsolescencia Programada

La Obsolescencia Programada significa la programación o determinación del fin de la vida útil de un producto, es decir, transcurrido un período de tiempo prefijado por la empresa encargada de producir el bien, el objeto será inservible u obsoleto.

El origen de este fenómeno, viene explicado por el interés existente por parte de la oferta de generar un mayor número de demanda, de manera que las empresas incrementen sus beneficios (en mercados que no son perfectamente competitivos).



Ahora bien, ¿y si la filosofía del "comprar, tirar, comprar" fuera superada por una nueva basada en "reparar, reutilizar y reciclar"?

Economía colaborativa, la herramienta para hacer frente a la Obsolescencia Programada

Frente al consumo masivo que promueve la obsolescencia programada, hay un fenómeno al alza, denominado consumo colaborativo, que puede ser la clave para frenar el consumismo.

Antes, si se te rompía un ordenador, acudías a una tienda de informática especializada y debido al elevado precio de la reparación en la mayoría de ocasiones, optabas por comprar un ordenador nuevo, con mejores prestaciones y sistema operativo nuevo, puesto que el que tenías (de hace 2 años) ya estaba obsoleto.

Ahora, si se te rompe un ordenador, puedes pedir a alguien experto en informática que lo repare y a cambio si por ejemplo eres carpintero, puedes arreglarle un par de sillas y una estantería o si eres economista, ayudarle con la declaración de la renta.

Este fenómeno tendría que popularizarse aún más, para poder plantar cara a la obsolescencia programada y ganarle la batalla.

Sin embargo, han comenzado a aparecer nuevas empresas que pueden ayudar a que el proceso avance más rápido (al margen de las webs y apps de consumo colaborativo).

Los "Repair cafés", ¿qué son y cómo luchan contra la obsolescencia programada?

En un Repair Café, encontramos a grupos de voluntarios especialistas en reparación, que cuentan con todo lo necesario para reparar distintos tipos de bienes desde ropa, pasando por muebles y electrodomésticos.

La clave está en la colaboración, todo el mundo puede contribuir con sus conocimientos y ayudar a personas con productos que han padecido la obsolescencia programada.

Mecánicos reparadores de bicicletas, soldadores, informáticos... Toda ayuda es bienvenida en estos establecimientos.

Si no tienes ningún producto que reparar, puedes aprender cómo se reparan determinados objetos o contribuir ayudando a otras personas en sus proyectos de reparación.

Destaca la iniciativa de  The Repair Café Foundation, una ONG Holandesa creada en 2007 por Martine Postma cuyo objetivo es mostrar que la sostenibilidad local es posible.

En la actualidad, hay más de 700 Repair Cafés en todo el mundo.

No compiten con reparadores profesionales, si no que ayudan a evitar que productos cuyo futuro era acabar en el vertedero tengan una nueva vida útil.

Compartir en Google Plus

2 comentarios :

  1. Obsolencia programada = Estafa.

    En cosas como esta te das cuenta de la corrupción de los gobiernos que permiten practicas poco ética, profesional y a todas luces una estafa con palabras mayúsculas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu opinión Israel.

      Saludos.

      Eliminar