Volkswagen jugó al truco o trato y le salió mal

Volkswagen ha visto como su reputación como uno de los líderes del sector de la automoción se evaporaba en cuestión de horas al conocer que había instalado un software que modificaba los niveles de emisión de 11 millones de vehículos de todo el mundo para poder pasar las pruebas medioambientales.

Los daños que ha sufrido su imagen comercial, tardarán mucho tiempo en ser reparados. Puede que las caídas en bolsa sean sólo pasajeras y los inversores vuelvan a la carga de nuevo cuando pase el nubarrón, pero los consumidores, no olvidan.

Buscando alternativas en el mercado de coches

Al igual que hasta hace pocos días, la compañía automovilística alemana era percibida por los consumidores como una empresa respetuosa con el medioambiente. El hecho de que haya trucado un elevado número de sus vehículos y engañado a los consumidores, hace que las alternativas ganen peso.



Marcas como Toyota, reconocida por sus coches híbridos, pueden verse beneficiadas de la mala decisión que tomó Volkswagen.

El jefe de Volkswagen ha presentado su dimisión por el escándalo. En un comunicado, afirmó que: "Volkswagen necesita renovarse, también desde el punto de vista del personal. Estoy dispuesto a abrir el camino de la renovación con mi renuncia"

¿Y qué hay del resto de empresas del sector?

En el sector automovilístico, normalmente los escándalos vienen de tres en tres. Al igual que en el deporte, cuando las medidas anti doping se recrudecen más deportistas son detectados, en la automoción, ahora el foco está puesto en las empresas que supuestamente respetan al medio ambiente.

La Responsabilidad Social Corporativa es la forma de transmitir la imagen que todos quieren ver, el respeto al medioambiente a través de la creación de coches con reducidos niveles de emisiones de CO2 puede ser el instrumento.

Todos los focos están puestos en el sector, esto sin duda no ha hecho más que comenzar.

Crisis global

Al principio, las alarmas saltaron en EEUU donde Volkswagen fue acusado de presuntamente haber manipulado las pruebas para 482.000 vehículos vendidos en EEUU. Por estas acciones, la empresa se enfrenta a una multa de hasta 18.00 millones de dólares en Estados Unidos.

Para hacer frente a las posibles pérdidas, la compañía dotó un fondo con 6.500 millones de dólares de provisión.

Pero la pregunta es ¿es ese fondo suficiente?

Probablemente no, puesto que ahora la crisis no se ubica sólo en el país americano, sino que tiene carácter global.

La compañía podría tener que hacer frente a multas multimillonarias de diversos países al margen de las reclamaciones individuales que lleven a cabo los consumidores afectados.
Dos días para olvidar
El lunes y el martes de esta semana, en tan sólo dos días, la firma alemana de automovilismo ha sufrido un gran desplome bursátil. Retrocesos del 18,6% el lunes y del 19,8% el martes, es decir, unas pérdidas de 26.500 millones de euros.

La Fiscalía de Brunswick (Alemania), baraja la posibilidad de abrir una investigación, puesto que esta ciudad se encuentra en Baja Sajonia, Estado alemán que ostenta el 20% de las acciones de la entidad.

¿Es Volkswagen una marca de confianza?
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada