Vendedores de pánico



La prensa que se caracterizaba por informar de manera imparcial siempre fue una utopía, y más si cabe en el ámbito económico.

En muchos casos, la culpa de que la Economía no sea tratada con carácter de ciencia la tienen los propios economistas, por entrar en el juego de vender lo que no es, por participar en debates, tertulias, cuyo único fin es vender periódicos, no participar de manera objetiva, analítica y técnica, porque el que lo lee, "no lo entendería".

¿Cuántas noticias lee diariamente de medicina en un periódico? tal vez de los recortes en sanidad, privatizaciones, etc. ¿pero realmente de medicina?. El periodista no ha jugado a convertirse en un "sabelotodo" en esta ciencia, al menos de momento.

Todo es humo, todo es caos, sólo veo vendedores de pánico. Si al que desconoce el funcionamiento de la economía, le vendes crisis, recesión y más de lo mismo, actuarás como un agente sugestionador, como un placebo, de modo que el que lo lea lo creerá.

¿Y esto a cuento de qué viene?, hay algo que se denomina economía de la conducta, cómo se comporta el consumidor, cómo toma decisiones.

Si partimos de una premisa de comportamiento racional, alguien que desconozca qué es y cómo funciona la economía y quiera acercarse a la misma a través de la prensa, probablemente saque todo el dinero del banco y lo guarde bajo el colchón.

La prensa influencia nuestra toma de decisiones, las estadísticas tal y como son no venden, hay que crear una especie de prensa del corazón en torno al mundo económico-financiero.

Venden "lobos de wall street", no trabajadores honrados, venden el mal en la banca, no en la codicia humana, el caos en lo público o lo privado, no en el propio ser humano.

Lo más triste es que si hay oferta, es porque hay demanda, ¿qué tipo de prensa económica quieres leer?.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada