Ikea quiere controlar el mercado de madera e incorporar un modelo de negocio sostenible



Una de las principales críticas hacia la compañía sueca, es la insostenibilidad de su negocio. La multitud de mobiliario con nombres impronunciables que ofrece la compañía, es en la mayoría de los casos de madera.

Ikea, es consciente del incremento del coste de la madera y cómo esto puede afectar negativamente a su volumen de ventas (al incrementarse los precios de sus productos de manera directa).

Por este motivo, la empresa se ha lanzado a controlar el mercado de madera, asegurándose en primer lugar, el suministro en Rumanía.

La empresa ha adquirido cerca de 14.000 hectáreas de bosques rumanos, con el objetivo de llevar a cabo un modelo de negocio sostenible a la par que incorpora un mecanismo vertical de organización. Controlando de este modo todo el proceso productivo, desde la plantación del árbol a la venta del mueble en el establecimiento oportuno.

En 2012, Ikea se marcó un objetivo estratégico, que debería lograrse en 2020, duplicar sus ventas hasta los 50.000 millones de euros, es decir, duplicar la producción.

Mejorando la eficiencia y creando campos de suministro renovables

La compañía pretende mejorar el uso de la madera en la creación de muebles, así como crear campos y bosques de árboles renovables, es decir, que sean reforestados tras la tala.

De este modo, la escasez o el posible alza de precios deja de ser un obstáculo para la empresa.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada