El dólar-gap de Venezuela y por qué un iPhone tiene un precio de 47.600 dólares



La economía venezolana atraviesa una situación crítica, al problema de la escasez de alimentos y bienes en los supermercados hay que sumar el problema del dólar-gap.

La escasez no es sólo de bienes, si no también de divisas estadounidenses, el mercado negro de divisas es tan grande o incluso mayor al de los bienes.

Conseguir un smartphone de última generación resulta misión imposible en Venezuela, la escasez y una moneda que no vale nada, hace que el coste de adquirir un iPhone llegue a la estratosférica cifra de los 47.600 dólares.

¿Cómo solucionar el dólar-gap?

Venezuela no es un caso nuevo en el marco histórico de la economía, si analizamos la historia de las relaciones económicas internacionales, encontramos un caso en el que no tenemos que salir de Europa para encontrar el problema del dólar-gap.

Europa, tras la segunda guerra mundial, presentaba un fuerte dólar-gap, y adivinen cómo logró solventarlo.

Con la llegada del denominado "European Recovery Program", ¿le suena?, tal vez lo conozca mejor como "El Plan Marshall".

A través de fondos de contingencia y una estructura mediante la cual se permitía a las empresas europeas pagar en moneda local, la escasez de dólares en manos europeas dejó de ser un problema.

La solución al dólar-gap en el caso europeo, llegó de la mano de Estados Unidos, tenía incentivos a frenar el avance del comunismo (en el contexto de la Guerra Fría) soviético y a colocar sus excedentes en los mercados europeos.

En el caso venezolano, podría tener incentivos orientados en materia energética (Venezuela tiene un peso considerable en la OPEP), aunque tras haber consolidado relaciones con Arabia Saudí e Irán, los incentivos se debilitan.

Por otro lado, el régimen de Maduro no ayuda, con sus hostilidades hacia Estados Unidos, a los que a menudo tacha de "imperialistas".

Sea como fuere, en el momento en que más ayuda necesita la economía venezolana, más hermética y proteccionista se vuelve, bajo la esencia de un chavismo que poco a poco pierde adeptos y gana opositores.

Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada