Cuestiones sobre las que reflexionar en el Día de la Tierra



Reducir los niveles de emisiones de dióxido de carbono, no usar aerosoles nocivos o reciclar, son algunas de las cuestiones que nos vienen de manera automática a la cabeza cuando hablamos de preservar el medio.

El cuidado del planeta tierra, es un problema intergeneracional, se basa en el legado que dejaremos a las generaciones venideras.

Hay algunos individuos a los que por desgracia, esto parece no importarles demasiado y su filosofía se basa en el "cuanto más contamine mejor", otros piensan que por reciclar unas simples botellas en el contenedor de vidrio están salvando al planeta, cuando su huella ecológica dice lo contrario.

Lo cierto, es que el problema del ser humano, a lo largo de su evolución, es que ha pasado de percibir la tierra como algo con lo que coexiste en armonía y respeta, a ser algo de su propiedad, y este es un grave problema.

Recuerdo una frase, de un personaje de ficción (Tyler Durden), de la película 'El club de la lucha', en la que se critica el sobreconsumo, que dice así:
"En el mundo que imagino se cazarán alces en los bosques húmedos de los cañones que rodearán las ruinas del "Rockefeller Center". Se llevarán ropas de cuero que durarán toda la vida. Se trepará por lianas tan gruesas como mi muñeca que envolverán la torre "Sears". Y cuando se mire hacia abajo, se verán pequeñas figuras humanas machacando maíz y secando tiras de carne de venado en el asfalto de alguna gigantesca autopista abandonada."

Podemos ver, fuertes críticas, por ejemplo a la obsolescencia programada ("se llevarán ropas... que durarán toda la vida).

Plantea una situación extrema de retroceso, pero si nos planteamos preguntas básicas, veremos la forma en que hemos corrompido la tierra, por ejemplo, la mayoría de individuos queremos tener nuestro coche propio (por cuestiones tanto de trabajo como de ocio), ¿qué pasaría si toda la población mundial quisiera tener un coche? Que habría más de 7.300 millones de coches. (En la actualidad hay estudios que estiman que hay 1.200 millones de vehículos y hay innumerables problemas con las emisiones de CO2, imagínate con un volumen más de 5 veces superior).

Para ver si realmente respetas el medio, debes plantearte estas cuestiones:

¿Cuánta energía consumo?
¿Cuánto agua consumo?
¿Qué cantidad de kilómetros recorro al año en coche/avión/tren?
¿Qué cantidad de residuos se genera en mi hogar?

Intenta agregar tus datos con la población de los países desarrollados (o simplemente con la de tu país).

El crecimiento sostenible en la teoría parece muy fácil, pero en la realidad es muy complejo.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada