La importancia de saber inglés en el mercado laboral




A menudo nos encontramos con personas que no invierten en la formación y aprendizaje de idiomas, bien creando sus propios impedimentos con excusas del tipo "es muy difícil", "mi cerebro no está diseñado para aprender idiomas"...encontrándose con una barrera creada por ellos mismos antes incluso de la dificultad del aprendizaje de un idioma.

Otro pretexto muy común es el de no tener tiempo suficiente para poder aprender un idioma. Este último, debe ser parte del pasado. Si no podemos asistir a academias o escuelas de idiomas, por el tiempo que nos lleva en transporte y/o por su elevado precio, encontramos una alternativa más económica e igual o incluso más efectiva, el aprendizaje online.

Al margen de los distintos niveles de aprendizaje de los cursos online, puedes realizar pruebas de nivel para ver en qué punto de conocimiento y dominio del idioma nos encontramos, si es básico, intermedio, avanzado o vamos camino de perfeccionar el acento londinense en el nivel nativo. 

Desde El Economist siempre hemos recomendado apostar por la educación online. Si llevan a cabo un análisis coste-beneficio se darán cuenta de que presenta muchos más beneficios que costes.

Por ejemplo, entre las ventajas destaca la comodidad de poder aprender desde casa sin tener que desplazarte, así como poder repetir una y otra vez la clase hasta que la entiendas a la perfección, gracias a los formatos de vídeo.

Cuando vamos a una academia o una escuela de idiomas, la clase no la podemos repetir y en ocasiones hay pequeños detalles que no entendemos y si repitiéramos la clase una vez más, nos daríamos cuenta y entenderíamos el concepto a la perfección. Ya sea como se pronuncia fonéticamente una determinada palabra o qué significa en un contexto.

Esto como saben, es extrapolable a toda la formación en general.

Además, en los métodos de aprendizaje virtuales, el sistema está mejor estructurado por niveles y se realiza por lo tanto una segmentación eficiente de las distintas fases de aprendizaje.

Pero, al margen de si aprendemos inglés de manera online o presencial, el aprendizaje de un idioma tiene innumerables ventajas.

Aunque estemos en un puesto de empleo en el que no usamos el idioma, puede que perdamos el empleo o cambiemos a otro en el que sí lo necesitamos.

Además, nos permite crecer en el mercado laboral. Imagine que está en una empresa en la que tiene un puesto consolidado en un nivel relativamente alto dentro de la compañía, y le ofrecen a usted y otros tres candidatos un puesto directivo en una filial en Londres, Nueva York... El único requisito es saber inglés. Sería una verdadera lástima desperdiciar una ocasión así por el impedimento que supone no conocer un idioma.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada