Internet como medio para favorecer el acceso a crédito

Si atendemos a la etimología de la palabra crédito, ésta, proviene del latín credititus (sustantivo del verbo credere: creer).

El sistema crediticio se basa en la confianza, desde los antiguos prestamistas a los sistemas crediticios actuales.

Una confianza, de que el prestamista concederá el dinero y de que el prestatario será capaz de devolver el crédito y los intereses del mismo, debido a que destinó el dinero concedido a una inversión fructífera y en caso de no haber resuelto de manera satisfactoria la inversión, tiene un aval con el que responder.

El crédito supone una fuente importante del crecimiento económico. Si partimos de la clásica función de crecimiento F(K;L;H) donde K= Capital, L= Trabajo y H= Residuo (incluye factores como el capital humano). El crédito permite la inversión en factor capital y factor trabajo, así como en  educación que se refleja en el residuo.

De este modo, el acceso a crédito, supone un indicador muy importante a la hora de determinar el crecimiento económico.

En España frecuentemente se nos vende la idea de emprendedor, que recordemos, el término correcto en el ámbito económico es empresario.

Un empresario es aquél que crea una empresa en sus múltiples formas (Sociedad Limitada, Sociedad Anónima, se constituye como autónomo...) con el objetivo de obtener beneficio económico.

La creación de una empresa requiere un desembolso económico considerable y en la mayoría de los casos no disponemos del capital necesario para crear dicha empresa.

El acceso a crédito da por tanto la oportunidad de crear una empresa, o invertir en cualquier otro negocio, o activos, como por ejemplo una casa o un coche.

Internet nos da la opción de acceder a créditos rápidos a través de las múltiples compañías del sistema crediticio que nos proporcionan liquidez inmediata.

En los países emergentes y en vías de desarrollo, en muchas ocasiones resulta difícil abrir sucursales bancarias y el acceso a crédito es limitado.

Sin embargo, hacer llegar internet, resulta más sencillo que desarrollar un sistema de infraestructuras e instalaciones que encarecen el coste del crédito por medio de unos intereses mayores.

Por este motivo, internet favorece el acceso a crédito en países emergentes e introduce comodidades en los países más desarrollados. Como evitar el coste de desplazamiento y tiempo de espera de una sucursal bancaria o reducir las costes de personal.

Podemos ver empíricamente la importancia del acceso a crédito en indicadores como el de obtención de crédito, del banco mundial.

Atendiendo a la evolución gráfica de economías en desarrollo de América Latina y Caribe en el período 2006 - 2013  según la base de datos "Doing Business":


Podemos ver un incremento en las regiones en desarrollo, como África Subsahariana, Asia Oriental y el Pacífico y Oriente Medio y Norte de África.

Internet nos permite a su vez, calcular de manera directa los costes del préstamo por medio de distintas calculadoras sin necesidad de esperar a que un equipo de análisis de riesgos de un determinado banco nos diga cuál es el tipo de interés cuándo ya no hay otra opción.

Por lo que en resumen, podemos destacar como ventajas de internet en el ámbito crediticio:


-Facilidad de acceso a crédito en los países menos desarrollados (PMD).



-Desaparición de coste de suela de zapatos (al no necesitar ir a gestionar las operaciones a una sucursal bancaria).


-Permite comparar y calcular los distintos préstamos e intereses sin coste.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada