Supuesto de una Cataluña independiente: ¿De verdad siguen queriendo independencia?

Desde Cataluña se promueve el movimiento independentista usando todos los medios disponibles, desde el fútbol a la educación, esta última asemejeada al adoctrinamiento nazi, que pretendía implantar en los cerebros de los niños una idea política que ni siquiera comprendían en su infancia y exacerbarla en su juventud, para tener un auténtico ejército de fieles al régimen cuando tuvieran edad adulta.

En el hipotético caso de que la consulta ilegal se realizara y ganara el "Sí", porque recordemos que los detractores de la independencia de "Catalonia" también votan. El ejecutivo, además de llevar a cabo las pertinentes medidas sancionadoras por el incumplimiento de la Constitución española de 1978 a aquellos que propulsaron un acto ilegal, debería tener en cuenta los resultados, concenciendo la independencia a Cataluña.



Ahora, una vez concedida la independencia a Cataluña, no hay marcha atrás, cuando las tensiones económicas y sociales se tornen en una cruda realidad, no podrán decir aquello de "queremos formar parte de España de nuevo".

Al igual que el hijo mayor de edad que elige irse de casa, si Cataluña se fragmenta de la nación española, indisoluble según la carga magna, no podrá retornar.

Supongamos que la independencia ha sido concedida y que por lo tanto Cataluña y su gestión es problema única y exclusivamente de Cataluña.

Efectos económicos de una Cataluña independiente:

1.-Sobre la moneda y la UE

La Unión Europea no aceptaría al país Catalán como Estado Miembro, puesto que no cumple con muchos de los requisitos para formar parte de la UE. Entre ellos el objetivo de déficit.

Además, las adhesiones como Estado Miembro de la UE no se realizan de "hoy para mañana", llevan un largo período de tiempo. Agilizando el proceso, meses, de manera habitual años.

Esto implica que Cataluña pasaría de tener como moneda el euro hoy a tener que adoptar una nueva moneda mañana cuyo valor sería el que le dieran los mercados, y personalmente, creo que desde España sufriría numerosos ataques especulativos por parte de los inversores del mercado de divisas.

Por lo tanto, si adoptan una moneda, que se llamaría "diada" por ejemplo. La devaluación del cambio de una de las divisas más fuertes del mundo como es el euro, a una que no vale prácticamente nada la "diada", supondría que los catalanes que tuvieran 1000€ hoy en el banco, con la independencia y el efecto de la devaluación, probablemente tuvieran 100€ mañana.

Este es el primero de los efectos económicos reales, que supondría la independencia. Pero parece que Arthur Mas y compañía se saltaron esa clase de Economía (si es que alguna vez asistieron alguna).

2.-Fuga de Empresas

Numerosas empresas y bancos ya han anunciado que en el caso de que se produjera la independencia catalana, trasladarían sus sedes y actividad económica a España, ante el temor de posibles fenómenos, entre ellos la nacionalización. Como ya han anunciado también las empresas y bancos que tienen su sede en Escocia (ante la posible independencia de Escocia).

3.-Medidas Sancionadoras

La UE no ve con buenos ojos esta serie de movimientos que resquebrajan la unidad nacional, por lo que podría aprobar una batería de medidas sancionadoras para Cataluña que se traduciría en una ruptura de acuerdos comerciales y boicot en determinados mercados (como por ejemplo el financiero). Del estilo de las medidas adoptadas contra Rusia por el conflicto en Ucrania.

4.-¿Libre movilidad de factores y personas?

Al ser un territorio independiente y no contar con el visto bueno de la UE, ni mucho menos de España, podrían fijarse estrictas fronteras alrededor del territorio, alegando posibles casos de Contrabando, etc (como hemos visto en Gibraltar). A su vez se podría restringir la libre movilidad de factores y personas. Por lo que un catalán podría encontrar graves dificultades para trabajar en España o en cualquier otro país miembro de la UE.

5.-Sobre las barreras arancelarias y las barreras no arancelarias (BNA)

Dentro de bloques comerciales, a medido se aplican medidas sancionadoras a países terceros que a pesar de romper con el principio de ventaja comparativa en muchos casos, benefician la actividad comercial de los miembros que pertenecen a un determinado bloque comercial.

6.-El negocio de la independencia

La presunta trama Puyol y otros escándalos, así como los productos de merchandising de la independencia catalana, son muy buenos indicios de que alguien aprovecha este movimiento para hacer caja y desviar la atención ciudadana de los problemas verdaderamente importantes (desempleo y deuda)


Les hemos concedido hipotéticamente la independencia, y tras este análisis les pregunto, ¿de verdad siguen queriendo independencia?

Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada