Los relojes inteligentes ponen en jaque al negocio de relojes analógicos



La moda de los relojes inteligentes que ya cuentan con productores de la talla de Samsung, Google, Sony y la propia Apple (aunque el Apple Watch no llegará al mercado español hasta 2016), ponen en jaque al negocio de relojes analógicos tradicionales.

Si bien el factor diferenciable que podríamos encontrar entre un reloj analógico y digital con un reloj inteligente podría ser el diseño, Apple nos ha demostrado que esa no es ninguna ventaja del sector tradicional, puesto que el Apple Watch contará con múltiples y variados diseños.

El precio, podría ser un aspecto relevante, y digo podría, porque en este caso no lo es. Los relojes inteligentes no son excesivamente caros. Siempre hemos podido encontrar relojes desde unos 20€, los típicos Casio (que creo no harán frente al Apple Watch) a relojes de auténtico lujo, si nos damos un paseo por lugares como harrods en Londres, podremos ver auténticas obras de arte del sector relojero por hasta medio millón de libras esterlinas, un precio prohibitivo para la inmensa mayoría de bolsillos.

Otro punto de interés, puede ser el hecho de que los consumidores compren un reloj inteligente y ese pase a ser su único reloj, dejando de demandar relojes, cuando en la actualidad la inmensa mayoría de consumidores tiene varios relojes.

En conclusión, este nuevo negocio de los "wearables" puede incrementar los beneficios de las gigantes tecnológicas, pero también acabar con el negocio de la joyería tradicional, o al menos diezmarlo. Por lo que miles de personas del sector verían su empleo en peligro, a no ser que las joyerías y establecimientos de venta de relojes analógicos y digitales pasen a ser vendedores y distribuidores de relojes inteligentes.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada