El Mundial también da disgustos económicos

La selección brasileña ha experimentado una humillación histórica con su derrota por 7-1 frente a Alemania en la semifinal del Mundial, pero, más allá del aspecto deportivo, la organización del torneo futbolístico, así como de los próximos Juegos Olímpicos, tampoco dará buenas noticias a Brasil.



La compañía aseguradora francesa, Euler Hermes, asegura a través de un estudio propio que estos dos grandes eventos deportivos no van a repercutir demasiado en el crecimiento del país, aunque sí afectará en mayor medida al aumento de la inflación. Para empezar, la inversión realizada para el Mundial y los Juegos no ha mejorado la economía de los tres últimos años, por lo que no se espera que esta tendencia varíe demasiado en el presente y en el futuro inmediato.

Las previsiones del crecimiento del PIB para 2014 hablan de un 1,8% y de un 2,1% en 2015, unas cifras que siguen por debajo de los niveles previos a la crisis (en torno al 5% anual). Las inversiones en infraestructura para el torneo futbolístico han sido de 26.000 millones de reales brasileños (en torno a 8.500 millones de euros) entre 2009 y 2014, mientras que la inversión estimada para las Olimpiadas entre 2010 y 2016 es de 12.000 millones de reales brasileños (cerca de 4.000 millones de euros). Para una economía como la de Brasil, estas cifras suponen tan solo el 0,5% y el 0,2% del PIB, respectivamente.

La generación de empleo siempre es una de las principales excusas de los países organizadores para que su población vea con buenos ojos esta clase de mega eventos deportivos. Es cierto que existe una creación de empleo directamente relacionada con estos proyectos, principalmente en las ciudades que los acogen, pero siempre supone un beneficio a corto plazo, con mínima proyección hacia un futuro cercano. Las autoridades estiman que solo el Mundial generará un total de 700.000 empleos, más de la mitad de ellos exclusivamente en 2014. Sin entrar en si esas cifras puedan ser optimistas, lo cierto es que siguen siendo bajas para un país que cuenta con 100 millones de habitantes en edad activa. Además, ahora que las apuestas en la Copa del Mundo para Brasil han terminado y los disturbios, como era de esperar, han crecido, tras la humillación por el 1-7 sufrido frente a Alemania en semifinales, veremos si todo esto no tiene consecuencias drásticas.

Por otra parte, la inflación va a seguir siendo elevada, con una previsión del 6,3% para 2014 y del 6,1% para el año siguiente. De hecho, Euler Hermes estima que el Mundial es la causa directa de 0,5 puntos porcentuales en la estimación para este año, mientras que los Juegos añadirán 0,4 puntos porcentuales tanto en 2015 como en 2016.


Es posible que el Mundial no haya satisfecho las expectativas de Brasil tanto deportiva como económicamente, pero la incorporación de las nuevas tecnologías sí ha tenido buenos resultados. La presencia del ‘ojo de halcón’ para acabar con los goles dudosos ha sido un éxito y se consolidará como un elemento imprescindible en futuros eventos futbolísticos. Se pudo comprobar en los comienzos del torneo, cuando el árbitro pudo validar sin problemas el segundo gol de Francia contra Honduras, gracias a lo que la ‘Goal-Line Technology’ mostró en los vídeo-marcadores para despejar cualquier duda.
Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada