El Cheque escolar de Friedman, un paso a la eficiencia del sistema educativo español

Gobierno y oposición protagonizan un debate en materia de educación desde los últimos años. Los partidos situados a la derecha, abogan por un sistema educativo en el que se le de mayor peso a la educación privada, mientras que  los partidos políticos con ideología situada a la izquierda defienden el sistema educativo público.

Frecuentemente, en la vida y en la Economía, las respuestas a una pregunta no son "ni blanco ni negro", sino que se encuentran en una densa capa de grises.

Un sistema educativo público-privado es una opción posible y de hecho podría ser una gran opción. La inmensa mayoría de ciudadanos en España quieren que la educación tenga carácter universal y gratuito, pero ahí no se define el matiz de educación privada ni pública, de hecho, lo segundo que más escuchamos son cosas del estilo de "queremos que nuestros hijos tengan acceso a la educación de calidad" o "nuestros hijos tienen que adquirir la mejor formación para estar preparados para incorporarse al mercado laboral".

Todos conocemos los catastróficos resultados del informe PISA en España, y lejos de buscar responsables aquí o allí, sabemos que el sistema educativo español dista mucho del óptimo.

De hecho, recientemente leí en un informe de la OCDE (para mi un tanto exagerado y con falta de rigor en sus afirmaciones) que el nivel de un graduado español equivalía al de un estudiante de secundaria de Japón, cada cual que lo interprete como quiera.

El sistema que propongo no es novedoso, pero sin embargo en España no se ha aplicado hasta la fecha, fue desarrollado por Milton Friedman, premio memorial Nobel de Economía en 1976 y expuesto en su obra "El papel del gobierno en la educación".

Imagen de Milton Friedman; Premio Memorial Nobel de Economía en 1976


El Cheque escolar y la eficiencia del sistema educativo español:

En primer lugar, explicar en qué consiste el denominado cheque escolar. Partimos de un sistema educativo de carácter privado, pero en el cual el Estado entrega a los padres una cantidad de dinero en forma de bono canjeable por cada hijo en edad escolar, de tal modo que esa cantidad de dinero en forma de bono, única y exclusivamente puede ser canjeado por los gastos educativos de un centro, gasto en material escolar, clases particulares... y no en otros menesteres que no vienen a cuento. Critico en este punto el sistema de becas actual, que destina muy poco dinero, pero ese dinero es en forma de transferencias incondicionadas y no condicionadas como en el sistema que propongo.

Es decir, el dinero transferido tiene como condición que será gastado en educación, bien sea en el centro educativo, material escolar...

Beneficios de este sistema:

El sistema propuesto por Friedman permite elegir a cada ciudadano dónde estudiará su hijo, teniendo la financiación del centro educativo en su mano por medio del bono escolar.

Esa opción de elegir el mejor centro educativo para sus hijos, propicia la competencia entre centros, mejorando la calidad educativa de los mismos, pues aquellos de mejor calidad serán los que obtengan mayor financiación, mientras que los de peor calidad se verán obligados a cerrar sus puertas por falta de financiación.

Este sistema propicia la "competencia entre centros educativos" que con el sistema de centros públicos no se da, lo que conduce a una reducción de la calidad educativa y los consecuentes resultados catastróficos en el informe PISA que se suceden año tras año.

Por lo que propongo destinar más dinero a educación por medio de transferencias condicionadas.



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada