Dejemos la austeridad para cuando llegue el crecimiento



Las políticas de austeridad se nos han presentado por parte de muchos economistas neoclásicos como la solución a la crisis económica actual, pero a pesar de la falta de evidencia empírica de que estas funcionen (recordemos el fallo de la hoja de cálculo de Reinhart y Rogoff), no están haciendo más que agravar la situación.

El manual de todo economista dice aplicar políticas expansivas en recesión y restrictivas en crecimiento. Problema, en crecimiento no se han aplicado las políticas restrictivas y se produjeron burbujas en diversos sectores (especialmente el inmobiliario) a lo largo y ancho del planeta tierra y ahora nos enfrentamos a dos problemas, la gran recesión y los elevados niveles de deuda.

La idea de la austeridad expansiva falla en la economía real, la teoría del "recorte de hoy, crecimiento de mañana" no la entienden las familias ni PYMES y por lo tanto el 80% del total de la actividad económica. La gente no tiene credibilidad en las medidas en materia de economía política y cuándo ven una política de recortes, no piensan en el crecimiento futuro, si no "si recortan esto hoy, cuánto recortarán mañana".

Las perspectivas de crecimiento no están en la mente del ciudadano de a pie, y si lo están, se encuentran difuminadas en el muy largo plazo.

Luchemos contra el desempleo y la deflación y ya solventaremos el problema de la deuda. En medicina, se tratan las enfermedades por prioridad y gravedad, aprendamos a priorizar y sólo así curaremos a una Economía deprimida.

La deuda es un simple catarro al lado del desempleo, si Alemania tiene miedo a la inflación por su experiencia histórica que vaya al psicólogo y le explique que la UE está formada por 28 países, 28 Estados miembros, no uno. Que lo de la Gran Alemania es cosa del pasado, que en el siglo XXI existen el principio de solidaridad y la UE por encima de todos.



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada