"Tenemos que vender preferentes sea como sea, nos va la vida en ello"

Si el revuelo de las preferentes no tuviera suficiente calibre la aparición de correos internos de Caja España en los que presuntamente ordenaba la venta de preferentes a sus trabajadores "como sea" sin avisar de que estas tenían carácter de perpetuidad y que por lo tanto, el principal no es devuelto en ningún caso, es decir, el importe de la inversión, y la negociación de venta de las mismas en el mercado secundario se hace cuanto menos "compleja" vendiéndose a menudo por debajo de su precio de adquisición (en el mejor de los casos).



De ser ciertos estos correos internos, Caja España nos muestra como la moral brilla por su ausencia dando paso al riesgo moral, este último recordemos, financiado por el ejecutivo, con el rescate de la banca, que ha actuado a modo de asegurador de pérdidas.

La banca siempre gana, con cualquier tipo de artimañas, jugando sucio, pero la culpa en última instancia no es suya, si no del que consiente y subvenciona esta postura.


Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada