Reflexiones en el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza



La economía no siempre se comporta como quisiéramos, el problema de los recursos escasos lleva consigo el problema de la distribución de los mismos.

La equidistribución es un proceso complejo, normalmente aquellos que tienen rentas más altas presentan un apetito insaciable de dinero, que por otro lado les proporcionará una utilidad adicional infinitesimal y para que ese grupo de minorías "juegue" otros mueren de hambre.

Es así de cruel, ante la pregunta de si prefiere ser rico en un país pobre o pobre en un país rico, la respuesta es clara, pobre en un país rico, el problema, es que los países ricos son una minoría.

Es muy triste que en la actualidad haya continentes enteros pasando hambre y nadie haga ni diga nada, simplemente mire hacia otro lado. No simplemente a nivel de la pobreza más extrema de ciertos países de África, si no también de "los pobres de los países ricos".

Cuando vamos por la calle y vemos a una persona sin hogar, la inmensa mayoría de la gente se limita a apartar la mirada y continuar hacia adelante, haciendo oídos sordos de una cruda realidad.

Si nos consideramos humanos, actuemos como tales.

Por una aldea global, en la que todos sus individuos tengan sus necesidades básicas cubiertas (alimento, ropa, educación y sanidad).



Compartir en Google Plus