El Estado ha financiado el riesgo moral al asegurar las pérdidas de la Banca



Si es usted o ha sido empresario sabrá bien que no hay seguros frente a las pérdidas de una empresa.


¿Por qué?

Por motivos de riesgo, si un empresario tiene la certeza de que nunca va a perder, correrá riesgos desmesurados, si gana, perfecto y si pierde se queda como está.

Veamos antes el concepto de riesgo moral:

El riesgo moral es un concepto económico-financiero que describe aquellas situaciones en las que un individuo tiene información privada acerca de las consecuencias de sus propias acciones y sin embargo son otras personas las que soportan las consecuencias de los riesgos asumidos. El riesgo moral nos informa de cómo los individuos asumen en sus decisiones mayores riesgos cuando las posibles consecuencias negativas de sus actos no son asumidas por ellos, sino por un tercero.

En el caso de la banca, las hipotecas subprime, además de un sin fin de derivados financieros que en muchas ocasiones el vendedor de los mismos, el banquero de su oficina más cercana, desconoce sus cláusulas.

¿Qué ha ocurrido? 

El sector bancario ha corrido excesivos riesgos que le han estallado en la cara, pero el Estado ha asegurado esas pérdidas y ahora,  las pagamos todos, mejor dicho, todos menos la banca.

El Estado español (y no sólo el español) con el apoyo de los organismos internacionales se han encargado de asegurar las pérdidas de la banca, de modo que seamos nosotros los contribuyentes los que las paguemos. De ahí las políticas de austeridad. Nos lo venden como problema de gasto público, pero si no se aseguran las pérdidas de la banca, no hay que elevar el déficit.

¿Por qué a la banca sí y no a una PYME?

Por el poder de arrastre y de presión, la banca tiene bolsas con el símbolo del euro llenas de billetes para comprar incluso una crisis económica causada por sus errores.

En cuanto acabe la crisis, llegará una nueva:

Si esto se repite, la banca seguirá corriendo riesgos excesivos, a sabiendas de que nunca perderá.

El sistema económico actual ha querido que se mantenga el dicho de "la banca siempre gana", pero debería añadir " a costa de que sus errores los pagan otros".






Compartir en Google Plus