Cuando el marketing es capaz de crear un sentimiento



El marketing es un fenómeno espectacular en algunas ocasiones. Llevado a otro nivel, es capaz de crear un sentimiento y es en ese momento cuando el producto, servicio o lo que quieras vender, vende sin ser vendido (valga la redundancia).

Me refiero a negocios como puede ser el fútbol o la música. En el fútbol por ejemplo, no hace falta publicidad masiva, la gente va entusiasmada a ver a su equipo a animar a sus jugadores (como si a éstos les importara realmente).

¿Os animan a vosotros en vuestro trabajo? Porque estos señores, los "top" como puede ser Cristiano Ronaldo, se embolsan entre unos 30 y 40 millones de euros al año, entre salario y publicidad, eso sin contar las rentas no salariales, por ejemplo si tienen edificios alquilados, etc.

En el ámbito de la música ocurre lo mismo, fans en masa de individuos que venden un producto.

Es como si fuéramos cantando al supermercado cada vez que vamos a hacer la compra, o cuando nos compramos unas zapatillas o una camiseta.

Es un negocio, es una empresa, pero transmiten otra cosa y eso hace que el consumidor no lo vea como un producto, si no en muchas ocasiones como una forma de vida. Es en ese momento, cuando el marketing, ha hecho todo lo que tenía que hacer, mover los hilos y controlar al presunto "consumidor racional" como si de una marioneta se tratara.

Autor: Carlos
Fecha de Publicación: jueves, 3 de octubre de 2013.




Compartir en Google Plus