Comercio electrónico: Una buena opción para emprender durante la crisis

La palabra 'emprendedor' no es muy vista en España y menos en períodos de turbulencias económicas como el actual, en el que no acabamos de ver la luz al final del túnel.

Sin embargo, el comercio electrónico se plantea como una buena opción para emprender frente al comercio tradicional.



¿Por qué?

En primer lugar el comercio tradicional requiere de una superficie comercial para poder abrir un negocio, lo que implica un coste fijo en alquiler, luz, agua, basura...

Sin embargo, el comercio electrónico sólo requiere un dominio web, y podemos encontrar algunos realmente baratos.

En segundo lugar, porque el comercio tradicional requiere tener un cierto volumen de existencias y stock, pues de lo contrario no podría ejercer actividades comerciales "Una tienda de ropa no puede vender si no tiene ningún pantalón, camisa, jersey..."

Por el contrario, en el comercio electrónico no es necesario tener un stock simplemente pedir bajo pedido.
Si recibo un encargo en la web, me dirijo al proveedor, le hago el pedido y lo envío rápidamente por un servicio de mensajería.

Esta sin duda es una gran ventaja.

En tercer lugar, el público objetivo al que llega un comercio electrónico es inmensamente mayor que el tradicional, puede ser un país, varios o todo el mundo, mientras que la clásica PYME, es una tienda de barrio que intenta abarcar como clientes a todos los habitantes de dicho barrio.

Posibles inconvenientes del comercio electrónico:

Los gastos de envío y de devolución. Puedes llegar a algún tipo de acuerdo con compañías de mensajería de modo que te cobren precios especiales por el envío y devolución de tus productos.



Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada