Nacionalizar es sinónimo de robar con "guante blanco" en el siglo XXI

Parece que la inversión directa en cartera en los emergentes no es tan buena opción en la actualidad como lo fuera pocos años atrás.

Antes todo eran ventajas, ahora llega un riesgo no apto para empresarios aversos al mismo.

Se trata del fenómeno de la nacionalización. Algo que parece impensable en el siglo XXI cuando el sistema de propiedad está consolidado en prácticamente la totalidad del mundo.

Argentina y Bolivia (de momento), parecen no entenderlo y han pasado a utilizar la herramienta de la nacionalización para robar propiedad con "guante blanco"; es decir, quedando impunes.

De momento les ha salido bien la jugada... De momento es en el corto plazo, habrá que esperar a ver qué pasa en el largo plazo.

La última víctima ha sido la compañía Sabsa, nacionalizada por Evo Morales y de la cual, Abertis es propietaria del 90% del capital.




Como parece lógico, Abertis ha pedido ser compensada, de momento parece no haber tenido respuesta alguna.

¿Cómo pueden afectar las nacionalizaciones a la inversión en estos países?

Los fenómenos de nacionalización traen consigo a menudo un fuerte impacto en las expectativas empresariales, ante el incremento del riesgo de "perder todo lo invertido", las empresas se plantean seriamente cambiar su estrategia de inversión extranjera directa a economías más estables.

Además nos encontramos con el problema de los comunes y la posible mala gestión por parte del gobierno.

El largo plazo, ríe mejor 






Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada