Cuando realmente tuvieron que subir los impuestos, nadie hizo nada



Carlos Benjamín.- El Economist.- www.eleconomist.com   4 de octubre de 2012

En Macroeconomía hay un principio básico que cualquiera puede entender, incluso un niño de 3 años, bueno puede que de algunos más.

El aumento del gasto público, en el corto plazo tiene efectos positivos, aumenta la renta de los consumidores y la demanda agregada, pero a largo plazo nos topamos con el sólido muro del déficit público, capaz de tumbar economías con una facilidad espasmosa.

Por este motivo, para prevenir antes que intentar curar la inminente debacle, hay que llevar a cabo una política económica equilibrada.

¿En qué consiste esta política?

Muy sencillo, igual que aumentamos el gasto público, aumentamos los impuestos en la misma cuantía (proporcionalmente), de modo que obtengamos un saldo presupuestario equilibrado.


¿Qué conseguiremos con esta política?

1.- Aumentar la renta a corto plazo.
2.- Aumentar la demanda agregada a corto plazo.
3.- Evitar el problema del déficit a medio y largo plazo.

¿Quién debió haber comenzado con esta política económica en España?

Durante los dos últimos de gobierno de Jose María Aznar, se debió haber comenzado a regular estas políticas. Se estaba estimulando la burbuja de la construcción, mientras que los impuestos seguían en niveles relativamente bajos.

El expresidente del gobierno Jose Luís Rodríguez Zapatero, debió haber hecho hincapié en esta política desde el día uno de su mandato. Pero optó por "mejorar el Estado del bienestar", que bajo su percepción se conseguía aumentando el gasto público, sin tener en cuenta el problema del déficit, así pues el gasto aumentó con políticas como el Plan E, el cheque bebé... y a largo plazo el déficit se disparó.

Fue en estos años cuando se debió haber aumentado los impuestos para obtener un saldo presupuestario equilibrado.

Ahora la situación es muy distinta, los recortes en una economía con estímulo 0 por parte del gasto público, suponen recortar en una economía estancada, incluso recesiva. Atravesando un duro proceso estanflacionario, que augura desempleo y disminución de la renta disponible.




Compartir en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada